LA IMPORTANCIA DE CONTAR CON UN PERSONAL CALIFICADO

Por: Community Manager

1

¿Alguna vez te has preguntado lo importante que es tener un área de Comercio Exterior en tú empresa?

Si tu respuesta es NO, deberías saber cuánto dinero estás perdiendo por no invertir en el desarrollo de esta área.

La gran mayoría de las empresas hacen de lado la preparación académica, la capacitación y actualización de su personal a cambio de una nómina barata. El área de Comercio Exterior es una de las que más lo recienten.

Durante los años de trabajo de MARO como consultor en materia de cumplimiento aduanero se ha comprobado que las compañías, sin importar su tamaño, insisten en restarle importancia a esta área, en especial a su personal que generalmente se concentra en resolver trámites y controversias legales. Teniendo como resultado consecuencias financieras millonarias por el incumplimiento de obligaciones aduanales con el Servicio de Administración Tributaria SAT.

Un claro ejemplo es el número de empresas suspendidas en sus programas IMMEX por parte de la Secretaría de Economía en 2016. El pasado 30 de junio del presente año el Diario Oficial de la Federación presentó el listado en el que se dan a conocer los nombres de los titulares de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación suspendidos. Fueron 543[1] las empresas suspendidas de los programas IMMEX por no presentar el reporte anual del ejercicio fiscal 2016 y/o por no cumplir con los requisitos establecidos.

En muchos casos, las empresas descansan todo lo relacionado con sus importaciones y exportaciones en el agente aduanal por considerarlo “el experto”; no obstante, nadie toma en cuenta que él es experto en los procesos que ocurren en la aduana durante el despacho, no en los procesos internos de la empresa ni en el conocimiento de nuestro productos e insumos.

Varias empresas, al no contar con un área especializada en Comercio Internacional delegan las responsabilidades a diferentes departamentos como Logística, Impuestos o Contabilidad. Sin embargo, estas áreas no cuentan con el (suficiente) personal calificado para conocer todo lo referente a Comercio Exterior, ya sean multas, recargos por trámites no entregados, programas de fomento, tratados internacionales, etc.

Las pérdidas millonarias vienen cuando la empresa se da cuenta de la presencia del SAT para una auditoría o por el daño realizado a la mercancía por otras áreas como “materiales” la cual debe mantener una estrecha comunicación con tráfico y comercio exterior ya que toda la mercancía importada requiere de un tratamiento especial; otro caso son las áreas de ingeniería que generalmente no comprueban la legal estancia de equipos o los mueven de lugar sin tomar en cuenta su estatus aduanero. Dando como resultado un descontrol y sanciones económicas por la poca o nula comunicación entre las diferentes áreas.

Finalmente, son varias las empresas que derivado de una revisión aduanera tienen que pagar altas multas, llegar a tribunales o incluso, cerrar la compañía. Por esas razones es muy importante contar con un equipo capacitado para abarcar aspectos legales, aduaneros, fiscales y operativos, así como habilidades personales y gerenciales para un mejor desempeño en temas de Comercio Exterior.

En MARO queremos apoyarte en el crecimiento de tu empresa. Te ofrecemos realizar un diagnóstico de la operación de comercio exterior desde el punto de vista del cumplimiento fiscal-aduanero, para el fortalecimiento de procesos y capacitación de la compañía.

[1] Diario Oficial de la Federación, AVISO por el que se dan a conocer los nombres de los titulares y números de programas de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación suspendidos, Consultado en: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5488670&fecha=30/06/2017

 

Fuentes consultadas

Diario Oficial de la Federación, AVISO por el que se dan a conocer los nombres de los titulares y números de programas de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación suspendidos, [en línea], Ciudad de México, 30 de junio de 2017, Dirección URL: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5488670&fecha=30/06/2017

 

 

Anuncios

La ética, la conducta profesional y empresarial, o ¿estaré haciendo lo correcto?

Blog credo por: MARO

Contáctanos

La semana anterior escuchaba una plática donde un director de una empresa hacía comentarios sobre las asesorías que la empresa contratada para servicios de consultoría le hacía. El directivo estaba un “poco” molesto, ya que la estrategia que le había sugerido esta empresa era un delito ante la ley, sin embargo esta “estrategia” le ahorraría algunos miles de pesos. Se cuestionaba si entonces la empresa a la que le pagaba por estos servicios de asesoría no hacía algo “similar” con su empresa, es decir, no estar ocultando cuestiones legales o actuar por encima de las leyes.

El empresario mencionaba que iba a tomar la decisión sugerida por la empresa de consultoría, porque finalmente le ahorraría algunos miles, sin embargo, las siguientes reuniones solicitaría que los socios de la empresa lo asesoraran directamente y analizaría si valdría la pena seguir contando con sus servicios.

Con base en esta plática escuchada, el tema de esta semana del blog se refiere a la ética y la conducta de las personas, ya que en el caso que comento tanto la empresa prestadora de servicios de consultoría como el empresario no están actuando bajo la ley.

Las empresas han creado para estos casos los códigos de ética y conducta, pero cuáles son las diferencias entre uno y otro:

Diferencia entre códigos de ética y conducta

Si tomamos las definiciones:

La ética, estudia la moral y determina cómo deben actuar los miembros de una sociedad. Por lo tanto, se la define como la ciencia del comportamiento moral. (Definición.de)

Conducta: éste término puede emplearse como sinónimo de comportamiento, ya que se refiere a las acciones que desarrolla un sujeto frente a los estímulos que recibe y a los vínculos que establece con su entorno. (Definición.de)

La ética trata sobre cómo sugiere una organización o sociedad desenvolverse ante el resto de sus compañeros o vecinos. Mientras que la conducta se refiere a la manera de ser de la persona en sí y cómo debe actuar (Ser respetuoso, honesto, íntegro) en situaciones concretas dentro de sus funciones.

La conducta está ligada a la ética, donde con base a esta última, la persona se comportará.

Importancia de las expectativas del código y la conciencia

El código se realiza con la finalidad que los colaboradores en toda la organización la cumplan, la vivan y sea parte de su vida tanto en la organización, como fuera de ella.

Como organización, debe lograr hacer conciencia, de tal manera que cuando tenga alguna duda se preguntará por ejemplo si: ¿Es congruente con el Código?, ¿Es ético?, ¿Es legal?, ¿Reflejará bien mi imagen y la de la Empresa?, ¿Me gustaría leer sobre esto en el periódico?

Aplicación de los códigos de ética y conducta

La aplicación de los códigos tiene lugar en los centros de trabajo, instalaciones, y principalmente a los colaboradores de esos lugares de trabajo.

Con la idea o finalidad que contribuyan con el crecimiento personal y profesional de cada integrante del equipo.

Elementos del código de ética

Por la parte de la redacción: deben ser enunciados con afirmaciones positivas o imperativas, negativas y permisivas en menor grado. Los elementos que lo forman son:

  • Principios. Expresión de los valores.
  • Demarcación de la competencia profesional. El servicio debe ser ofrecido por profesionales con habilidades y competencias específicas.
  • Relaciones entre profesionales. Se refiere a la necesidad de pertenencia al lugar de trabajo o desempeño.
  • Relaciones con los clientes o usuarios. Se explican los derechos de los mismos.
  • Relación con la Sociedad y Medio ambiente. Deberes y obligaciones que se tienen con la sociedad y en su caso con el medio ambiente.
  • Relación con el Gobierno y otros gremios. Regula éstas relaciones

Elementos del código de conducta

Estos códigos forman muchas veces parte de la “Responsabilidad Social Empresarial o Corporativa (RSE)”. La conceptualización más holística y progresista hace referencia a que una empresa es socialmente responsable, cuando en su proceso de toma de decisiones valora el impacto de sus acciones en las comunidades, en los trabajadores y en el medio ambiente e incorpora efectivamente sus intereses en sus procesos y resultados.

Los elementos son:

  • Política general.
  • Empleo: Promoción, Igualdad de oportunidades y de trato, seguridad del empleo, formación.
  • Condiciones de trabajo y de vida: Salarios prestaciones y condiciones de trabajo, Edad mínima, Seguridad e Higiene.
  • Relaciones de trabajo: Libertad sindical y derecho de sindicarse, Negociación colectiva, Consultas, Examen de las reclamaciones, Solución de conflictos laborales

También deben adicionarse regulaciones de los códigos de conducta en lo referido a ciencia y tecnología, protección del medio ambiente, competitividad, manejo de información, impuestos, corrupción y protección al consumidor.

Finalmente, en estos tiempos donde no sólo se trata que las organizaciones generen riqueza y empleos; las empresas ahora buscan también las mejores prácticas de gobierno corporativo, la responsabilidad social corporativa, y lo apoyan promoviendo elementos fundamentales como la conducta ética y los valores corporativos, así como la responsabilidad social corporativa desde los órganos de gobierno de las organizaciones.

Como este tema ha pasado a formar parte de la agenda de muchos directores de empresas, indica que la preocupación de estos temas se convirtió en un reto. Con un código de ética, no se pretende contar con una forma más de administrar y organizar las empresas, sino de garantizar una actuación éticamente correcta, dando como resultado la mejora de la reputación corporativa una consecuencia más, no la única meta de la responsabilidad social.

La empresa de mis sueños

Blog creado por MARO

Tal vez ya llevas algunos años trabajando para alguna compañía y tienes algunos ahorros; probablemente ya estás disfrutando de tu jubilación, o simplemente tienes la ilusión de ser tu propio jefe y tener tu propio negocio; pero la pregunta que más tienes en la mente es: ¿Qué negocio pongo?, y para esto requieres sentarte y contestar alguna preguntas, ya que el negocio que pondrás no será solamente porque es moda o porque todos tus conocidos lo tienen.

Y si, existen muchas publicaciones al respecto, pero lo más importante es lo que tú desees, ya que será una inversión de tus ahorros y una ocupación que tendrás por muchos años y que incluso heredarás o harás partícipe a tu familia.

Pero seguramente la primer pregunta es: ¿Qué negocio voy a iniciar? Y créeme que no es fácil responder esta pregunta, pienso incluso que es la última pregunta a responder.

Te propongo un cuestionario que podrá darte ideas de hacia dónde dirigir tus esfuerzos, y si después de responder este cuestionario aún no tienes clara la idea, no te preocupes, las mismas preguntas empezarán a trabajar en tu subconsciente y pronto descubrirás el negocio que finalmente estas dispuesto a iniciar.

¿Estás listo?, con hoja y pluma en mano concéntrate y responde con total honestidad el siguiente cuestionario:

1. ¿Qué es lo que me apasiona?, ¿Qué es aquello me gusta mucho?, ¿Qué es aquello en lo cual podría pasar varias horas sin aburrirme?, ¿Qué es aquello en lo que estaría dispuesto a trabajar gratis?

Y luego: ¿Qué negocio puedo poner que esté relacionado con aquello que me apasiona?

2. ¿Qué es aquello que sé hacer muy bien?, ¿Qué es aquello que domino?, ¿qué es aquello en lo cual tengo muchos conocimientos?, ¿qué es aquello en lo cual tengo mucha experiencia?, ¿qué es aquello en lo que me desempeño muy bien?, ¿qué es aquello en que podría considerarme un experto?

Y luego, ¿qué negocio puedo poner en donde pueda hacer aquello que sé hacer muy bien?

3. ¿Cuáles son mis ventajas?, ¿Cuáles son las ventajas que tengo sobre otras personas o empresas en cuanto a habilidades, destrezas, conocimientos, experiencias, recursos, etc. y que me permitiría competir adecuadamente con ellos?

Y luego, ¿qué negocio puedo poner en donde pueda aprovechar mis ventajas, y tener así una posición competitiva ante los demás?

4. ¿Qué puedo ofrecer que no ofrezcan los demás?, ¿Qué puedo ofrecer que otras personas o empresas no estén ofreciendo, y que podría tener buena acogida en los consumidores?, ¿qué es aquello innovador o novedoso que puedo ofrecer, que me podría diferenciar y distinguir de los demás?

Y luego, ¿qué negocio puedo poner en donde pueda ofrecer esa diferenciación?

5. ¿Qué es aquello que los consumidores necesitan o desean?, ¿Qué es aquello que he notado que los consumidores siempre buscan y nunca encuentran?, ¿qué es aquello que las personas siempre me dicen que les gustaría que existiera?, ¿qué es aquello que siempre escucho que desean, pero que nunca obtienen?

Y luego, ¿qué negocio puedo poner en donde pueda satisfacer aquello que los consumidores necesitan o desean?

6. ¿Qué es aquello que me gustaría que existiera?, ¿Qué es aquello que me gustaría que existiera, y que ninguna empresa tiene?, ¿qué es aquello que siempre he querido que vendan, pero a ninguna empresa se le ocurre vender?, ¿qué es aquello que pienso que se sería de gran utilidad, pero siempre me pregunto por qué a nadie se le ha ocurrido crear?

Y luego, ¿qué negocio puedo poner en donde pueda ofrecer aquello que siempre he querido que hubiera, y que estoy seguro que tendría mucho éxito entre los consumidores?

7. ¿Qué es aquello que ofrece la competencia y que podría mejorar?, ¿Qué es aquello que vende la competencia, y que estoy seguro que podría mejorar?, ¿Qué producto fabrica la competencia, y que estoy seguro que podría producirlo con una mayor calidad?, ¿Qué es aquello que hace la competencia, y que estoy seguro que podría hacerlo mucho mejor?

Y luego, ¿Qué negocio puedo poner en donde pueda ofrecer aquello que hace la competencia, pero mucho mejor?

Y una vez que hayas respondido estas preguntas, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

Elabora tu plan de negocios. Si deseas ser un empresario de éxito, debes tener la disciplina de sentarte, analizar, pensar y plasmar en papel tus proyectos. Este es un paso fundamental para clarificar tus pensamientos y emprender ordenadamente.

Busca asesoría. Siempre que hacemos planes habrá puntos ciegos. Son aquellas cosas que otros ven pero que tú no alcanzas a distinguir. Busca asesoría de una persona profesional que conozca de negocios y mejor si se relaciona con el negocio que deseas poner. Pídele consejo, muéstrale tus planes y entonces podrás tomar mejores decisiones.

Capacítate constantemente. Toma cursos y seminarios de negocios. Lee libros sobre administración, ventas, mercadeo, finanzas y sobre temas que te hagan un experto en tu negocio. No te des jamás el lujo de no conocer a perfección tu rol de negocios.

Se el mejor. Lo que sea que hagas en la vida, siempre habrá competidores. Un buen punto de partida es proponerse ser el mejor. El mejor en servicio al cliente, el mejor en distribución, el mejor en manejar los costos y en general, sin importar el tamaño de tu negocio o empresa, que seas el No. 1.

Establecer una empresa no es sólo comercializar productos de moda: es una forma de vida, es una forma de ser responsable al crear empleos y productividad a nuestra sociedad, crear competencia para mejores oportunidades. Estoy seguro que iniciando la empresa de tus sueños, no existirán horarios ni jornadas pequeñas, ya que es lo que siempre te ha gustado hacer, y las utilidades empezarán a llegar poco a poco.

En MARO estamos conscientes que todo lo anterior es importante para que inicies un negocio, y por eso tenemos desarrollado el curso-taller “Desarrollo de negocios” donde te proporcionaremos las herramientas para que puedas llevar de manera profesional el negocio que siempre has querido y tenerlo por muchos años.