DE LIBROS Y LECTORES. TENDENCIAS RECIENTES EN LOS HÁBITOS DE LECTURA DE LOS MEXICANOS

Act. Teresita E. Ruiz Pantoja

Mtra. En Demografía, CRIM-UNAM

teruizp@gmail.com

 

leer - copia

LEER es una ventana que permite la percepción de muchas realidades, crea oportunidades de cambio y transforma sociedades. Se lee por gusto, por entretenimiento, por adquisición de conocimiento, por acceso a la información, por mantenerse al día o por ciertas obligaciones. La lectura, fortalece la imaginación, la ortografía, enriquece el vocabulario, relaja, ejercita la mente y refuerza las conexiones neuronales. No obstante, “en nuestro país la práctica de la lectura presenta niveles muy bajos. Se ha documentado constantemente que somos uno de los últimos lugares de la OCDE en ese rubro, y que hay un estancamiento de décadas en el promedio de libros que se leen per cápita de manera anual” (L. Fuentes:2015).

 

Con el fin de ofrecer información oportuna acerca de la actividad lectora de la población nacional, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática INEGI diseñó un Módulo de Lectura (MOLEC) que se levanta dentro de los hogares desde 2015 a personas de 18 años y más, con cinco objetivos específicos: i) indagar sobre  las características principales de la lectura de libros, revistas, periódicos, historietas y páginas de Internet, foros o blogs; ii) identificar particularidades de la lectura tales como: preferencia de soporte (impreso o digital), motivo principal por el cual se lee, modo de adquisición de los materiales, tipo de material y lugar de preferencia para leer; iii) conocer generalidades de la lectura en México, tales como: duración de la sesión, velocidad de la lectura y comprensión de la misma, de manera autopercibida; iv) conocer si la población realiza alguna otra actividad mientras lee y si realiza una mayor búsqueda de información derivado de la lectura que realiza; y v) identificar las condiciones favorables para estimular la práctica de la lectura. Su periodicidad fue cuatrimestral en 2015 y 2016; y a partir de 2017, una vez al año en el mes de febrero. El levantamiento se hace en 32 áreas urbanas de 100 mil habitantes o más.

Esta nota solo resume las tendencias recientes sobre los hábitos y las preferencias de la lectura de los materiales contemplados por el MOLEC entre hombres y mujeres, adultos jóvenes, adultos intermedios y adultos maduros, así como por niveles de escolaridad.

leer1 - copia

leer2 - copia

leer4

leer5

De acuerdo a lo que reporta el INEGI, en términos porcentuales Leen más los hombres que las mujeres, y en mayor proporción los adultos jóvenes de ambos sexos  (18-34 años). A ellos, les gusta leer más el Periódico, así como materiales electrónicos o Historietas. Ellas prefieren más los Libros y las Revistas. La lectura de Libros y materiales electrónicos son más comunes en los de menor edad, pero el Periódico tiene mayor preferencia en los de edades intermedias y maduras (45 años en adelante). Ellos prefieren más las versiones digitales de Libros y Revistas, y ellas consultan más los Periódicos en versión electrónica en relación con los varones.

La variación de 2015 a 2017, revela que el hábito de lectura va teniendo una sensible pérdida de interés. El porcentaje de lectores regulares se contrajo de 73.6 a 65.5 por ciento. Lo que significa que en los últimos dos años, la proporción de adultos que no leen aumentó de un cuarto a un tercio, sin grandes diferencias entre hombres y mujeres.

En lo que se refiere solo a la lectura de Libros, el MOLEC de 2016 reportó que la población adulta de nuestro país lee en promedio 3.8 libros por año. Y léase nuevamente, el PROMEDIO, porque en ese año 43.2% de los entrevistados declararon no leer Libros. Así de los que leen, los hombres declaran un promedio de 4.3 libros por año, y 3.6 las mujeres. Cabe decir que no obstante la baja en el porcentaje de lectores en años recientes, la industria editorial muestra una producción constante en los últimos años. Entre 2011 y 2015 la producción editorial para el mercado abierto se ha mantenido cercana a los cien millones de ejemplares por año (según cifras de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana).

Los materiales más leídos son los Libros, Revistas y Periódicos, dejando muy por detrás a los que prefieren Historietas, tradicionalmente impresos en papel, aunque los materiales digitalizados han cobrado importancia recientemente. Los datos de 2017, señalan que 56.8% de los lectores leían Libros, 46.9% Revistas y 54.4% Periódicos, cifras que representan porcentajes más bajos que en 2015. En tanto que 52.4% informó dedicar tiempo a páginas de internet, foros o blogs, una población casi nueve puntos más que dos años antes.

La gente lee Libros y Revistas básicamente por entretenimiento, en tanto que los Periódicos se revisan más por cultura general. De cada diez lectores de Libros, cuatro lo hacen por la primera razón, poco más de dos por trabajo o estudio, otros dos por cultura general, y uno más por su religión. En lo referente a Revistas, seis de cada diez las revisan por entretenimiento, dos por cultura general y otra más por trabajo o estudio. Mientras que en el caso de los Periódicos, 65% dijo leerlos por cultura general, 32% por entretenimiento y 2.7 por trabajo o estudio.

La mayor actividad lectora, se percibe entre los jóvenes de 18 a 24 años de edad y los adultos entre 35 y 44 años. Los porcentajes de lectores de Libros son más altos entre los de 18 a 24 (especialmente en las mujeres) y en los de 25 a 34 años (particularmente los hombres). Los Periódicos se acostumbran más entre los adultos de 45 años en adelante, con mayor relevancia entre los varones. En el caso de las Revistas, alrededor del 40% de todas las edades las leen, con porcentajes más altos entre las mujeres a partir de los 45 años.

Un rezago inherente a la falta de interés por la lectura, es el grado de comprensión de lo que se lee. El módulo de la Prueba PISA de comprensión aplicada a estudiantes de 15 años en 2015, reveló que solo 0.3% de los jóvenes de esas edades tienen niveles de excelencia, lo que quiere decir que son capaces de entender planamente lo que leen y son aptos para localizar información en textos que no les son familiares ya sea en forma o en contenido, demuestran una comprensión pormenorizada, e infieren qué información es relevante para la tarea. También son capaces de evaluar críticamente dichos textos y construir hipótesis acerca de ellos, utilizando conocimientos especializados y acomodando conceptos que pueden ser contrarios a lo esperado ((Niveles 5 y 6 de la prueba). Mientras que 42% de los estudiantes se encuentran por debajo del Nivel 2 considerado como el nivel de competencia desde el cual los estudiantes comienzan a demostrar las habilidades lectora que les permitirá participar efectivamente y productivamente en la sociedad moderna (https://www.oecd.org/pisa/PISA-2015-Mexico-ESP.pdf)

leer6

leer7

La tendencia sobre los formatos digitales y el uso de equipos electrónicos, en el caso de los Libros se percibe en que el porcentaje de usuarios de libros impresos es cercano al 86% en 2015 y 2017, pero la proporción de quienes los prefieren en formato digital casi se duplicó: 5.1 frente a 10.1%. En cuanto a los Periódicos, el porcentaje de personas que los leen en papel cayó de 95 a 91.6%, al tiempo que el formato digital aumentó de 3.6 puntos, ubicándose en  7.5%.

Cabe la posibilidad de que los cambios hacia la tecnología electrónica, en quiénes tienen acceso a ella, obedece a criterios ecológicos sobre la reducción en el uso del papel y las tintas, más no se tiene esa certeza, y solo puede representar una costumbre de moda con las tabletas, iPod, y celulares de nueva generación, que incluyen servicios de alertas informativas de las noticias del mundo.

La preferencia por los libros, responde de manera directa al nivel educativo de los lectores: a mayor escolaridad mayor porcentaje de adultos que los buscan. Los lectores que combinan los Libros con otro material de lectura suman el 70% entre los que cuentan con al menos un grado de instrucción superior, contrastando con 4/10 entre los de educación básica o algo de educación media, y 2/10 sin educación básica terminada.  Los lectores que no incluyen Libros dentro de sus preferencias ascienden a 63% en los que no terminaron la instrucción básica, a 49% entre los que alcanzaron al menos algo de educación media, y solo 24% en los de mayor instrucción.

 


CONSULTAS

“Urge Graue a reforzar hábito de la lectura en México”, en La Jornada en Línea. 16 de marzo de 2017. http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/03/16/urge-graue-a-reforzar-habito-de-la-lectura-en-mexico

Mario Luis Fuentes (2015), México social: un país sin libros ni lectores, en Excelsior, 26 de mayo de 2015  http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/05/26/1026048

OCDE, Nota país. Programa para la evaluación internacional de alumnos, PISA 2015. Resultados

 

Anuncios

¿Estoy viejo para volver a estudiar?

Blog creado por: Magdalena Macías

mail: magdalena.macias@maro.com.mx

 

Voy llegando a mi nueva universidad, desconozco el procedimiento del uso del estacionamiento, por lo que me acerco a un vigilante, le indico que soy de nuevo ingreso y le pregunto dónde puedo dejar mi auto; él muy amable me responde: “Claro profesora, no hay lugares asignados, puede estacionarse en cualquier sección” …no vi la necesidad de precisarle que no era yo una profesora sino una nueva alumna…de 42 años…pero, al fin y al cabo, alumna.

Trabajar 15 años en firmas internacionales y nacionales, me permitió tener claro que los servicios profesionales, por más especializados que sean, requieren ser atendidos cuidando todos los ángulos o puntos de vista y no solo la materia principal de la cual se trate. En estas firmas los profesionales de las diversas áreas aportamos nuestros conocimientos y experiencia para la prestación de un resultado final integral; si bien formar parte de estos equipos durante de 15 años me dio un sólido respaldo al momento de independizarme, dejar una firma multidisciplinaria, me dejó también, de un día para otro, sin esa red de apoyo.

Todo ello me llevó hace poco más de dos años a iniciar una maestría en derecho fiscal; entre más cosas aprendía, más me daba cuenta de todo lo que no sabía y de todos los espacios que como hoyos negros se presentaban ante mí; ahora había muchas más necesidades técnicas que subsanar de las que hasta ese momento conocía.

Fue entonces cuando de manera seria, retomé un sueño abandonado de 10 años atrás, estudiar Derecho.

No, no piensen que un día se prendió un foco en mi mente y me inscribí, la verdad es que en lo primero que pensé fue en los contras: “ir a clases”, “hacer tarea”, “de dónde iba a sacar tiempo, “las cosas que debía sacrificar”, “el dinero que representaba” y todas esas ideas que seguramente pasan por tu cabeza si es que estás o has contemplado volver a la escuela.

Volver a ser alumna de manera formal en una licenciatura ha sido por mucho de las mejores decisiones de mi vida, sin duda lo más difícil ha sido organizar mi tiempo puesto que además de las clases y las toneladas de tarea, el nivel de auto-estudio es muy grande. Compartiendo con algunos de mis compañeros y amigos que estudiamos una segunda carrera, ahora que estamos “pasaditos de los 35”, concluimos que sin el apoyo de la familia y de nuestros lugares de trabajo sería imposible llevarlo a cabo, puesto que no solo dedicamos tiempo nosotros, también se ven afectados los esposos y esposas. los hijos, los padres, los amigos, y muchas otras actividades sociales o recreativas.

Pero también concluimos que el valor más importante es que esta segunda vez no tiene que ver con las expectativas de nuestros papás, con lo que pensábamos podría ser nuestra vocación o con si “la carrera lleva matemáticas”; esta vez lo hacemos 100% por gusto, con un nivel de compromiso y disciplina que no conocíamos a los 20.  Hoy a cada clase le encontramos una aplicación evidente a la vida diaria, tanto profesional como personal; los ejemplos no son de libro, son reales y aparecen clase con clase; lo que hemos visto a lo largo de los años nos hace cada vez más sentido, surgen nuevas ideas y formas de mejorar, es de verdad apasionante.

Compartir las clases con compañeros de diferentes carreras de origen, edades, grados de experiencia e intereses, definitivamente enriquece tanto o más que la propia cátedra.

¿Que si es un reto? No te puedo mentir, definitivamente lo es. En solo seis meses hemos “perdido” a una tercera parte de los compañeros con los que iniciamos, pero no hay forma de que sepas si esto de volver al aula es para ti o no si no das el primer paso, en una de esas terminas tan feliz como yo de estrenar libros y cuadernos y desde luego de darle un nuevo impulso a tu vida profesional.

¡Que tengas éxito!

viejoparaestudiar

¿Qué es mejor: Negocio o empresa?

El negocio es una operación de cierta complejidad, relacionada con los procesos de producción, distribución y venta de servicios y bienes, con el objetivo de satisfacer las diferentes necesidades de los compradores y beneficiando, a su vez, a los vendedores.

La empresa es una unidad económico-social, integrada por elementos humanos, materiales y técnicos, que tiene el objetivo de obtener utilidades a través de su participación en el mercado de bienes y servicios. Para esto, hace uso de los factores productivos (trabajo, tierra y capital).

Empecemos a diferenciar estas palabras, y estaremos empezando a pensar diferente: un negocio es vender un auto, una empresa es crear una agencia de venta de autos.

Me parece que la forma en cómo hemos visto en este país la forma de hacer riqueza es proporcional a lo que quienes arriesgan un capital están dispuestos a tener, a lo largo del tiempo he escuchado a muchas personas decir que tienen un “dinerito” ahorrado y que van a poner un negocio. Este termina siendo una papelería, una tienda, un local rentado o propio para vender “algo”. ¿Qué sucedería si en lugar de vender “algo” se enfoca en producirlo, o crearlo, o comercializarlo?, probablemente no tenga un negocio; sino una empresa. O el escenario más victimoso, decir que un ingeniero se cree dueño del país, cuando lo que ha hecho es invertir su dinero en empresas y donde crea fuentes de empleo para el país.

Del mismo modo, hay quienes quieren iniciar un negocio, en el cual no han puesto ni por escrito qué quieren hacer.

No pretendo criticar a quien tiene un local con una papelería, o una tienda de abarrotes; de hecho, es parte de la cultura de nuestro país que estas existan (o aún algunas), sin embargo, son las cadenas de empresas quienes llegan a alguna ciudad y “empiezan” a ganar terreno antes los pequeños, simplemente porque no pueden competir con los esquemas de alto volumen.

Por ejemplo: conozco un lugar donde venden una birria (caldo a base de carne de borrego), donde el dueño de ese lugar siempre está presente, y probablemente tiene 20 años vendiendo birria, y sigue teniendo el mismo local, las mismas mesas, y el mismo tipo de vida; mientras que hay quien vende quesadillas, pozole, desde hace 20 años, y hoy en día tiene ya 20 sucursales. ¿La diferencia? Uno es negocio, y el otro es empresa.

Y si, la responsabilidad de ambos es diferente, pero en esa proporción son las ganancias, y en la misma proporción se crece y se pueden tener más opciones para todos los consumidores. En el caso que mencionaba, debo trasladarme 40 a 45 minutos en auto para comer la birria que les comento, mientras que, para un pozole, existen 20 sucursales en la ciudad, la más cercana está a 3 minutos en elevador.

Saber por qué una persona no logra tener una empresa puede ser difícil, y existen desde las excusas de desconocimiento del mercado, el miedo de fracasar, no saber cómo se hace. E incluso podría mencionar, la falta de ahorro que es otro tema que debemos abordar y que determina fuertemente si una empresa nace o no.

También podría decir, que es un tema de educación: pocos hemos entendido que estudiar una carrera universitaria nos debería permitir tener la libertad de tener el trabajo que quisiéramos; incluso no estudiando una licenciatura. Sin embargo, creemos que estudiamos para trabajar en un lugar “casi” de por vida, pero no para poder tener una empresa y vivir de la rentabilidad de ella.

A todos los que desean independizarse, piensen en una empresa, no en un negocio; y como el primer ejemplo: tengan una agencia de autos, no sólo vendan uno. Existen talleres y procedimientos para crear una empresa desde los cimientos, para saber qué quieres y qué servicios ofrecerás, hasta qué hacer y qué no hacer en situaciones específicas.

Por último, diré que el negocio informal, existe porque no tenemos el hábito de formalizar, tenemos miedo de tener una responsabilidad y hasta de pagar los impuestos que deberíamos, y después decimos que no hay pavimentación, el cobro de luz es exagerado, los lugares quedan sucios, o invaden y no podemos pasar; el flujo circular de la economía se detiene en este punto; no hay manera de que el ciclo se cierre.

Los Valores en la Organización, sí valen.

Blog creado por:

Licenciado en Administración: Isaac Dorian Fuentes Ramos

Cuando hablamos del factor humano, estamos sin duda, frente al recurso más poderoso y dinámico de la organización. Pensamos desde el inicio, atraer a aquellos aspirantes que cubran con los perfiles más exigentes en cuanto a competencias, habilidades y dominio de materias esenciales al funcionamiento de la empresa. Pensamos que existe en el mercado una persona calificada que no solo buscamos, sino que está deseosa de colaborar con nosotros y ponerse la camiseta de nuestra empresa.

Momento ideal, es cuando tenemos frente, al ser que califica en todas las escalas y que además viene para quedarse. Cuanto alivio es para los psicólogos cuando dan al clavo, y después de arduo trabajo, pueden ofrecer a la empresa al candidato modelo, listo para su contratación.

Como el encuentro con una nueva y amorosa pareja, el encuentro con el nuevo empleado entusiasma, motiva y hace sentir que todo es y será como una postal holandesa, llena de imágenes idílicas.

Un día, sin esperarlo siquiera, en la junta de consejo, los gerentes recriminan al evaluador, y sarcásticamente nos advierten que “se nos coló un loquito a la organización” que no cuadra con nada, ni con nadie.

Con amplio sentido crítico, nos preguntamos: ¿Qué falló?, ¿Dónde está la validez de las pruebas?, ¿Qué tambaleó la confiabilidad de los resultados?.

Quizá, no reparamos en conceder un lugar privilegiado a los valores, en el éxito de la integración de las personas a la empresa, y en su sana permanencia.

La Argentina, Martha Alles en su obra “índice detallado de competencias: diccionario de valores”, nos ofrece una guía para comprenderlos, situándolos en la empresa, sacándolos de los libros de filosofía y ética, para ponerlos en manos de los administradores, evaluadores y capacitadores, deseosos de observar esos valores en acción y sobre todo promoverlos.

Si es verdad que Allen (2002) en esta obra no nos dice como observar y registrar estos valores, yo haré un ejercicio de reflexión breve. Le invitaré a mirar de reojo a su compañero de oficina. Ese que “no sirve para nada”, que nunca falta y que, en suma, nadie quiere ni puede despedir. Ahora sí, habiendo elegido al susodicho(a), califíquele con esta escala poniendo 0, 1, 2 ,3 etc., hasta 10, tal como si estuvieran en la escuela elemental. Sea objetivo, honesto y frío en sus puntajes. Hágalo con calma. Bien, ahora que ya ha calificado, tiene en sus manos el perfil de valores del compañero(a). ¡Qué maravilla!, ¿no cree? Es usted, como el administrador que evalúa y conoce algo de la persona.

Aquí el test:

Calificación menor a 5, 6, 7, 8 requiere mejorar

Calificación de 9 y 10 es ideal

1 Compromiso 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
2 Ética 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
3 Prudencia 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
4 Justicia 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
5 Fortaleza 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
6 Orientación al cliente 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
7 Orientación a los resultados 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
8 Calidad del trabajo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
9 Sencillez 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
10 Adaptabilidad al cambio 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
11 Temple 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
12 Perseverancia 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
13 Integridad 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
14 Iniciativa 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
15 Innovación 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
16 Flexibilidad 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
17 Empowerment 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
18 Autocontrol 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
19 Desarrollo de las personas 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
20 Conciencia organizacional 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Lo que quiere decir:

Compromiso Sentirse Obligado con los objetivos de la organización (hacerlos propios)
Ética Conjunto de valores morales o buenas costumbres que se espera de todos los empleados de una organización
Prudencia Sensatez y moderación en todos sus actos, sabiendo discernir entre lo bueno y lo malo.
Justicia Actitud permanente de dar a cada uno lo que le corresponde
Fortaleza Definida como el punto medio entre vencer el temor y huir de la temeridad
Orientación al cliente Encaminar sus actos hacia el cliente.
Orientación a los resultados Encaminar sus actos a lo esperado.
Calidad del trabajo Excelencia en la tarea a realizar.
Sencillez Actuar en forma llana y directa, sin ostentación.
Adaptabilidad al cambio Acomodarse, avenirse a los cambios.
Temple Serenidad y dominio en todas las circunstancias.
Perseverancia Firmeza y constancia en la ejecución de los propósitos.
Integridad Obrar con rectitud y probidad inalterables.
Iniciativa Adelantarse a los demás en su accionar.
Innovación Capacidad para modificar las cosas aun partiendo de formas no pensadas.
Flexibilidad Disposición para adaptarse fácilmente a nuevas circunstancias o situaciones.
Empowerment Dar poder al equipo de trabajo, potenciación del propio equipo de trabajo.
Autocontrol Dominarse a sí mismo. Control de las propias emociones y reacciones.
Desarrollo de las personas Acrecentar e incrementar intelectual y moralmente a otras personas.
Conciencia organizacional Reconocer inmediatamente en sus atributos y modificaciones a la organización.

Ha llegado el punto en el que vemos en nuestro compañero, sus carencias, sus lagunas y desvíos.

Aquí no acaba la tarea, ahora debe tomarlo como un ahijado, como un pupilo, un becario, al que debe enseñarle y formarle nuevos valores. Necesita dedicarle el tiempo, pensar en él, propiciarle aprendizajes significativos y en suma transformarlo. No hay tiempo, se le requiere sano y bueno, para el próximo trabajo. Es usted ahora un administrador de programas de desarrollo humano.

Cuando se evalúa a otro, la regleta no falla y tampoco el buen juicio; ¿Qué pasará si miramos hacia nosotros mismos y nos aplicamos la escala?, ¿Mejorará el resultado?, ¿Podremos ser sinceros?,

¿Nos parecemos en algo al empleado indeseado?

 Ahora, que sabes un poco más de ti, tómate como a la persona más amada de tu existencia, busca oportunidades para aprender y transformar tus valores, muéstrate valiente ante la posibilidad de mejorar tus puntajes y vive tu trabajo con suma satisfacción.

P.D. De vez en cuando toma tu pruebita y aplícala en tu persona.

El papel de los Recursos Humanos en las Organizaciones.

Blog aportado por:

Isaac Dorian Fuentes Ramos : aresdorian@hotmail.com

Administrador de Empresas

 1. LOS RECURSOS HUMANOS Y SU PAPEL PRIMORDIAL EN LA TRANSFORMACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES.

La Organización es un sistema cambiante, que se encuentra en constante y propositivo movimiento, siguiendo las tendencias preponderantes de su tiempo.

Este proceso dinámico de cambio se debe primordialmente, a que los empleados de todos los niveles, se transforman y modifican vertiginosamente, provocando grandes cambios en el sistema. Comprendemos entonces, que el factor humano es en componente dotado de voluntad y talento, siendo capaz de direccionar los esfuerzos de la organización, la empresa y los negocios.

Los negocios y empresas, día a día compiten, en una guerra cruenta en la búsqueda de una ventaja sostenida frente a los competidores, invirtiendo en la mejora de sus procesos, de sus estrategias, de los procedimientos y las tácticas. Esa ventaja frente a otras compañías, está depositada en los Recursos Humanos, constituyéndose en el elemento distintivo de la competitividad.

El factor único y competitivo, que agregue valor a lo que somos como organización, que nos diferencie de los demás competidores, son las características propias que cada ser humano tiene. Por tanto, la tendencia empresarial actual, es esforzarse por incrementar el valor del factor humano dentro de la organización.

Las empresas comprendieron acertadamente, que sus trabajadores impactan en el fortalecimiento competitivo de la empresa, con el cliente externo, y con todo lo que la cultura e imagen de la empresa representa en el ámbito de su acción.

2. LAS COMPETENCIAS LABORALES Y SUS PARÁMETROS

Las organizaciones tienen en claro que los métodos que el día de hoy las hacen diferenciarse de sus competidores, tienen una fecha de caducidad, viéndose en la necesidad constante de reinventarse, proponiendo nuevos procesos, estrategias, misión, visión y valores.

Lo mismo pasa en el trabajador, el conocimiento necesario para que pueda realizar su trabajo, también caduca. Es importante considerar que el empleado siempre se ve impactado por la cultura de la organización y culturas externas en su vida cotidiana, estancándose muchas veces, en sus competencias, evolucionando en nuevos intereses o conocimientos, tomando, para infortunio de la empresa, rumbos distintos a los propuestos por la organización.

Es en este momento crítico, cuando la organización debe tomar como tarea primordial, que los Recursos Humanos cuenten con las condiciones óptimas para profesionalizarse, actualizarse, capacitarse o adiestrarse, con el propósito último de lograr en ellos las competencias laborales que harán la diferencia con respecto a otras organizaciones competidoras.

El rumbo de las competencias a lograr, está alineado al rumbo y ascenso de la organización, de manera que los recursos Humanos y la empresa emprenden el mismo camino hacia el logro de la misión, visión y valores, compartiendo la misma visión de desarrollo y mejora continua, teniendo como punto de encuentro el ámbito de la formación de las competencias laborales.

Las organizaciones más efectivas, son las que cuentan con los colaboradores que en el máximo punto de sus potencialidades, “demuestran que su trabajo se realiza en el tiempo y forma óptima, con sentido de oportunidad y pertinencia, sin pérdida de tiempo y esfuerzo, sin ensayos fallidos, con normas claras, con las tecnologías de vanguardia, alineados a valores morales y a la ética de responsabilidad mutua, apegadas a la ley, con la intervención de los colaboradores indicados, siendo estos, los parámetros para decir que se es competente en el trabajo”.

Los espacios de formación garantizan el crecimiento organizacional y personal-laboral de los colaboradores, propician, el desarrollo mutuo y sincronizado, creando ámbitos de alta competitividad interna y externa.

3. EL PAPEL DEL DESARROLLO TECNOLÓGICO EN LA EMPRESA Y LAS COMPETENCIAS LABORALES DE ÉSTE ÁMBITO.

Es correcto pensar que las personas mejor preparadas pueden realizar mejor trabajo, sin embargo, las organizaciones mexicanas, se valora cada vez menos; no se promueve al trabajador con preparación universitaria, ni se motiva a obtener grados académicos mayores, tratando por igual a quienes cuentan con certificaciones que a los que no las tienen, sintiéndose parte de una masa difusa que hace de todo. Muchos de los logros de las empresas no son lo que deberían debido a este círculo despreciativo.

La formación profesional y técnica de los colaboradores es recomendable, pero aún más, la promoción del desarrollo tecnológico en la organización. Debe considerarse, entonces, que el uso de tecnologías es un pilar en el crecimiento competitivo de la empresa,  pero esta razón, no debe significar un desequilibrio con las labores que realiza un trabajador.

Es esencial, que “en los programas de formación se planteen líneas del área tecnológica, donde los empleados de todos los niveles se certifiquen, profesionalicen y adquieran grados académicos ligados a las áreas tecnológicas. La tecnología no es solo para los ingenieros, es para todos. El trabajo sin el uso de las tecnologías genera productos poco competitivos, por tanto la meta es promover competencias laborales para el uso e incorporación de nuevas tecnologías”.

 4. ACERCA DE LAS OTRAS COMPETENCIAS

 Es verdad que las competencias laborales y la acción propositiva de empleados “competentes” redundan en la competitividad global de la organización. Partiendo de la consideración de las capacidades de los hombres y mujeres que trabajan, y su repercusión directa en la calidad de nuestras empresas, quiero hacer hincapié en una nueva tendencia “El entrenamiento de competencias cognoscitivas”, pensemos ahora que lo más importante en el trabajo es pensar, razonar, comprender, memorizar, resolver problemas, utilizar más de un lenguaje y razonar. Imaginemos que la prioridad ya no es conocer, sino desarrollar la inteligencia, de manera que usted y yo además de conocer nuestros procesos de trabajo, mejoremos nuestra inteligencia en pro de una organización, similar a nosotros, inteligente y pensante.

Este último punto, lo dejo a ustedes una reflexión acerca de las aportaciones del campo de la cognición al desarrollo del personal y la competitividad empresarial. Este es un tema para conversar próximamente.

LECTURAS

John Maxwell. (2007). El talento nunca es suficiente. México. Peter Senge. (1990). La quinta disciplina. México. Grupo Nelson.

Hitt, M., Ireland, R. y Robert H. (2000), Administración Estratégica: competitividad y conceptos de globalización, 4a. Edición, México: Thomson, Editores.