19 de octubre, conmemoración del día mundial del cáncer de mama.

Publicado por MARO Consultoría y capacitación, S.C.

contacto@maro.com.mx

 

El tema que trataremos no es fácil y si preocupante: cada año se producen 1.38 millones de nuevos casos y 458,000 muertes por cáncer de mama (IARC Globocan, 2008). Y es tan frecuente que no importa el lugar del planeta en el que se encuentren.

Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección previa sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se detecta previamente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas. No así, cuando se detecta tardíamente.

La mayoría de las muertes (269,000) se producen en los países de ingresos bajos y medios, donde la mayoría de las mujeres con cáncer de mama se diagnostican en estados avanzados debido a la falta de sensibilización sobre la detección previa y los obstáculos al acceso a los servicios de salud.

¿Qué es el cáncer de mama?

Se origina cuando las células en el seno comienzan a crecer en forma descontrolada. Estas células normalmente forman un tumor que a menudo se puede observar en una radiografía o se puede palpar como una protuberancia (masa o bulto). El tumor es maligno (cáncer) si las células crecen penetrando (invadiendo) los tejidos circundantes o propagándose (metástasis) a áreas diferentes del cuerpo.

Aunque muchos tipos de cáncer de seno pueden causar una protuberancia (bulto o masa) en el seno, no todos lo hacen.

¿Cuáles son los síntomas?

Según la Asociación Americana del Cáncer, cualquiera de los siguientes cambios inusuales en la mama puede ser un indicio de cáncer de mama:

  • inflamación de la mama o parte de ella
  • irritación cutánea o formación de hoyos
  • dolor de mama
  • dolor en el pezón o inversión del pezón
  • enrojecimiento, descamación o engrosamiento del pezón o la piel de la mama
  • una secreción del pezón que no sea leche
  • un bulto en las axilas

Estos cambios pueden ser también indicios de afecciones menos graves y no cancerosas, como una infección o un quiste. Es importante que un médico revise inmediatamente cualquier cambio en las mamas.

En MARO nos importa que la información y la cultura de la prevención de este padecimiento se expanda cada día más, sin importar dónde se lea. Por ello creemos importante que más allá de pensar en que no sucederá, se tengan hábitos de prevención, que exista mayor comunicación, que se quiten tabúes y se piense en una salud mejor. Puede ser de gran ayuda acudir a un especialista no sólo de la salud, para poder sobrellevar esta etapa de mejor manera y tener claro lo que se debe hacer tanto de manera personal, como familiar y hasta social, ya sea que directamente se tenga esta situación o que algún familiar cercano la viva.

He escuchado experiencias al respecto, y sin duda, lo que duele a quien lo padece, es la falta de apoyo familiar, y también ellas han tenido miedo de expresarlo. Así que, lo mejor es perder el miedo a decirlo; seguro hay alguien que siempre brindará apoyo.


Consultas:

¿Qué es el cáncer de seno? https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-seno/acerca/que-es-el-cancer-de-seno.html

Octubre: Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama http://www.who.int/cancer/events/breast_cancer_month/es/

Anuncios

DE LIBROS Y LECTORES. TENDENCIAS RECIENTES EN LOS HÁBITOS DE LECTURA DE LOS MEXICANOS

Act. Teresita E. Ruiz Pantoja

Mtra. En Demografía, CRIM-UNAM

teruizp@gmail.com

 

leer - copia

LEER es una ventana que permite la percepción de muchas realidades, crea oportunidades de cambio y transforma sociedades. Se lee por gusto, por entretenimiento, por adquisición de conocimiento, por acceso a la información, por mantenerse al día o por ciertas obligaciones. La lectura, fortalece la imaginación, la ortografía, enriquece el vocabulario, relaja, ejercita la mente y refuerza las conexiones neuronales. No obstante, “en nuestro país la práctica de la lectura presenta niveles muy bajos. Se ha documentado constantemente que somos uno de los últimos lugares de la OCDE en ese rubro, y que hay un estancamiento de décadas en el promedio de libros que se leen per cápita de manera anual” (L. Fuentes:2015).

 

Con el fin de ofrecer información oportuna acerca de la actividad lectora de la población nacional, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática INEGI diseñó un Módulo de Lectura (MOLEC) que se levanta dentro de los hogares desde 2015 a personas de 18 años y más, con cinco objetivos específicos: i) indagar sobre  las características principales de la lectura de libros, revistas, periódicos, historietas y páginas de Internet, foros o blogs; ii) identificar particularidades de la lectura tales como: preferencia de soporte (impreso o digital), motivo principal por el cual se lee, modo de adquisición de los materiales, tipo de material y lugar de preferencia para leer; iii) conocer generalidades de la lectura en México, tales como: duración de la sesión, velocidad de la lectura y comprensión de la misma, de manera autopercibida; iv) conocer si la población realiza alguna otra actividad mientras lee y si realiza una mayor búsqueda de información derivado de la lectura que realiza; y v) identificar las condiciones favorables para estimular la práctica de la lectura. Su periodicidad fue cuatrimestral en 2015 y 2016; y a partir de 2017, una vez al año en el mes de febrero. El levantamiento se hace en 32 áreas urbanas de 100 mil habitantes o más.

Esta nota solo resume las tendencias recientes sobre los hábitos y las preferencias de la lectura de los materiales contemplados por el MOLEC entre hombres y mujeres, adultos jóvenes, adultos intermedios y adultos maduros, así como por niveles de escolaridad.

leer1 - copia

leer2 - copia

leer4

leer5

De acuerdo a lo que reporta el INEGI, en términos porcentuales Leen más los hombres que las mujeres, y en mayor proporción los adultos jóvenes de ambos sexos  (18-34 años). A ellos, les gusta leer más el Periódico, así como materiales electrónicos o Historietas. Ellas prefieren más los Libros y las Revistas. La lectura de Libros y materiales electrónicos son más comunes en los de menor edad, pero el Periódico tiene mayor preferencia en los de edades intermedias y maduras (45 años en adelante). Ellos prefieren más las versiones digitales de Libros y Revistas, y ellas consultan más los Periódicos en versión electrónica en relación con los varones.

La variación de 2015 a 2017, revela que el hábito de lectura va teniendo una sensible pérdida de interés. El porcentaje de lectores regulares se contrajo de 73.6 a 65.5 por ciento. Lo que significa que en los últimos dos años, la proporción de adultos que no leen aumentó de un cuarto a un tercio, sin grandes diferencias entre hombres y mujeres.

En lo que se refiere solo a la lectura de Libros, el MOLEC de 2016 reportó que la población adulta de nuestro país lee en promedio 3.8 libros por año. Y léase nuevamente, el PROMEDIO, porque en ese año 43.2% de los entrevistados declararon no leer Libros. Así de los que leen, los hombres declaran un promedio de 4.3 libros por año, y 3.6 las mujeres. Cabe decir que no obstante la baja en el porcentaje de lectores en años recientes, la industria editorial muestra una producción constante en los últimos años. Entre 2011 y 2015 la producción editorial para el mercado abierto se ha mantenido cercana a los cien millones de ejemplares por año (según cifras de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana).

Los materiales más leídos son los Libros, Revistas y Periódicos, dejando muy por detrás a los que prefieren Historietas, tradicionalmente impresos en papel, aunque los materiales digitalizados han cobrado importancia recientemente. Los datos de 2017, señalan que 56.8% de los lectores leían Libros, 46.9% Revistas y 54.4% Periódicos, cifras que representan porcentajes más bajos que en 2015. En tanto que 52.4% informó dedicar tiempo a páginas de internet, foros o blogs, una población casi nueve puntos más que dos años antes.

La gente lee Libros y Revistas básicamente por entretenimiento, en tanto que los Periódicos se revisan más por cultura general. De cada diez lectores de Libros, cuatro lo hacen por la primera razón, poco más de dos por trabajo o estudio, otros dos por cultura general, y uno más por su religión. En lo referente a Revistas, seis de cada diez las revisan por entretenimiento, dos por cultura general y otra más por trabajo o estudio. Mientras que en el caso de los Periódicos, 65% dijo leerlos por cultura general, 32% por entretenimiento y 2.7 por trabajo o estudio.

La mayor actividad lectora, se percibe entre los jóvenes de 18 a 24 años de edad y los adultos entre 35 y 44 años. Los porcentajes de lectores de Libros son más altos entre los de 18 a 24 (especialmente en las mujeres) y en los de 25 a 34 años (particularmente los hombres). Los Periódicos se acostumbran más entre los adultos de 45 años en adelante, con mayor relevancia entre los varones. En el caso de las Revistas, alrededor del 40% de todas las edades las leen, con porcentajes más altos entre las mujeres a partir de los 45 años.

Un rezago inherente a la falta de interés por la lectura, es el grado de comprensión de lo que se lee. El módulo de la Prueba PISA de comprensión aplicada a estudiantes de 15 años en 2015, reveló que solo 0.3% de los jóvenes de esas edades tienen niveles de excelencia, lo que quiere decir que son capaces de entender planamente lo que leen y son aptos para localizar información en textos que no les son familiares ya sea en forma o en contenido, demuestran una comprensión pormenorizada, e infieren qué información es relevante para la tarea. También son capaces de evaluar críticamente dichos textos y construir hipótesis acerca de ellos, utilizando conocimientos especializados y acomodando conceptos que pueden ser contrarios a lo esperado ((Niveles 5 y 6 de la prueba). Mientras que 42% de los estudiantes se encuentran por debajo del Nivel 2 considerado como el nivel de competencia desde el cual los estudiantes comienzan a demostrar las habilidades lectora que les permitirá participar efectivamente y productivamente en la sociedad moderna (https://www.oecd.org/pisa/PISA-2015-Mexico-ESP.pdf)

leer6

leer7

La tendencia sobre los formatos digitales y el uso de equipos electrónicos, en el caso de los Libros se percibe en que el porcentaje de usuarios de libros impresos es cercano al 86% en 2015 y 2017, pero la proporción de quienes los prefieren en formato digital casi se duplicó: 5.1 frente a 10.1%. En cuanto a los Periódicos, el porcentaje de personas que los leen en papel cayó de 95 a 91.6%, al tiempo que el formato digital aumentó de 3.6 puntos, ubicándose en  7.5%.

Cabe la posibilidad de que los cambios hacia la tecnología electrónica, en quiénes tienen acceso a ella, obedece a criterios ecológicos sobre la reducción en el uso del papel y las tintas, más no se tiene esa certeza, y solo puede representar una costumbre de moda con las tabletas, iPod, y celulares de nueva generación, que incluyen servicios de alertas informativas de las noticias del mundo.

La preferencia por los libros, responde de manera directa al nivel educativo de los lectores: a mayor escolaridad mayor porcentaje de adultos que los buscan. Los lectores que combinan los Libros con otro material de lectura suman el 70% entre los que cuentan con al menos un grado de instrucción superior, contrastando con 4/10 entre los de educación básica o algo de educación media, y 2/10 sin educación básica terminada.  Los lectores que no incluyen Libros dentro de sus preferencias ascienden a 63% en los que no terminaron la instrucción básica, a 49% entre los que alcanzaron al menos algo de educación media, y solo 24% en los de mayor instrucción.

 


CONSULTAS

“Urge Graue a reforzar hábito de la lectura en México”, en La Jornada en Línea. 16 de marzo de 2017. http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/03/16/urge-graue-a-reforzar-habito-de-la-lectura-en-mexico

Mario Luis Fuentes (2015), México social: un país sin libros ni lectores, en Excelsior, 26 de mayo de 2015  http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/05/26/1026048

OCDE, Nota país. Programa para la evaluación internacional de alumnos, PISA 2015. Resultados

 

LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA EN MÉXICO 2016. ALGUNAS NOTAS DE INTERÉS

Act. Teresita E. Ruiz Pantoja

Mtra. En Demografía

CRIM-UNAM

teruizp@gmail.com

La Investigación Científica (IC) es la piedra angular de la innovación y desarrollo de tecnologías de un país. Activa su economía, fomenta su producción, genera conocimiento y resuelve problemas sociales de todo tipo,  en salud y educación, por ejemplo.

En México la IC había estado dormida hasta principios del siglo pasado y la comunidad científica era minúscula, sin muchas posibilidades de crecimiento y su productividad se limitaba a repetir lo que venía del extranjero. “La situación mejoró de manera notable hasta la segunda mitad del siglo XX, en que con mayor presencia empezaron a consolidarse diferentes grupos de investigadores. Se formaron las primeras Escuelas en distintas especialidades y la calidad de algunos trabajos alcanzó nivel internacional. Todo con el apoyo de la UNAM y de otras pocas instituciones públicas de educación superior. Sin mucho respaldo del Gobierno, la propia comunidad científica promovió la formación del Conacyt, generó y conservó la iniciativa de su propio desarrollo (y no los Planes Oficiales), institucionalizó a la ciencia en la UNAM (una vez que obtuvo su autonomía del Estado), fundó la Academia de la Investigación Científica hoy Academia Mexicana de Ciencias, ideó y fundó el Cinvestav  (y no la Secretaría de Educación), promovió el SNI (y no el Presidente De la Madrid), y propuso la creación del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia”.  (http://www.buenastareas.com/ensayos/Situacion-Actual-De-La-Investigacion-Cientifica/7451810.html)

No obstante, México tiene una grave crisis científica, “se encuentra entre los tres países que menos invierten en investigación y desarrollo, sólo detrás de Rumania y Chile, según un análisis del Fondo Económico Mundial (WEF) con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en 2014. La inversión de México equivale a 0.43% del Producto Interno Bruto (PIB). Rumania gasta 0.39 por ciento y Chile 0.36 por ciento. El promedio de inversión de la OCDE es de 2.4 por ciento del PIB. En contraste,  Israel y Corea son los mayores inversionistas en Investigación y Desarrollo con 4.2 por ciento de su PIB respectivamente. Japón, Finlandia y Suecia completan las cinco primeras naciones que gastan más en este segmento. Las potencias económicas como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y Francia, aunque tienen niveles elevados, no rebasan el tres por ciento de su PIB”. (FORBES: 2014), http://www.forbes.com.mx/mexico-entre-los-paises-que-menos-invierten-en-investigacion/#gs.clnpnJI)

Según un artículo del periódico La Jornada del año pasado, México destinó sólo 0.34 por ciento a ese rubro (ejercicio fiscal 2015), aun cuando el artículo 25 de la Ley General de Educación, con relación al artículo 9 bis de la Ley de Ciencia y Tecnología, establecen que el gobierno federal debe destinar al menos uno por ciento del PIB a ciencia y tecnología. Así, la Cámara refiere que para 2015 las fuentes más importantes de los recursos públicos asignados a ciencia, tecnología e innovación en México provienen del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y de la Secretaría de Educación Pública. (La Jornada: 28 de marzo de 2015).

Hasta 2011, México ocupaba el lugar número 67 de 146 países, en el Índice  de la Economía del Conocimiento (IEC) del Banco Mundial. De acuerdo con esta institución, las economías basadas en el conocimiento son aquellas que invierten en capital humano y social, y promueven la generación de nuevos conocimientos para crear bienestar y resolver dificultades en la sociedad. Este índice se calcula con base en cuatro componentes: -Incentivos económicos y régimen institucional. -Educación y recursos humanos. -Sistema de Innovación. Y -Tecnologías de Información y comunicación (Osuna y Fernández: 21/mayo/2013).

Pero, ¿cuáles son las diferencias en la actividad Científica al interior del país?

El Centro de Análisis para la Investigación y la Innovación dio a conocer el Índice Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2015 para cada una de la entidades federativas, compuesto por 12 indicadores generales  que incluyen la Inversión pública y privada en Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) y Producción Científica.

En el tema de Inversión privada y pública en ciencia, tecnología e innovación, se establecieron ocho indicadores: Gasto promedio en investigación y desarrollo tecnológico de las empresas por Entidad Federativa; Gasto promedio que realizan las empresas en innovación por Estado; Participación de las empresas en gasto en investigación y desarrollo tecnológico, respecto al presupuesto Estatal en CTI;  Recursos otorgados por el CONACYT para recursos humanos en el Estado, respecto a su presupuesto anual; Presupuesto del gobierno Estatal para CTI respeto al PIB; Recursos otorgados por el CONACYT para proyectos de CTI en la entidad federativa; y  Presupuesto del gobierno Estatal en CTI respecto del total de fondos del CONACYT a la entidad.

Las cinco entidades mejor posicionadas en este indicador son: Baja California Sur, Distrito Federal, Puebla, Chihuahua y Coahuila. En tanto que los últimos lugares los ocupan: Oaxaca, Guerrero, Sinaloa, Chiapas y Durango.

En el indicador de Producción Científica, considera el entorno de la productividad del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), así como su impacto en cada Estado y la relación que guardó con el sector privado. Contempla siete indicadores generales: Investigadores del SNI en relación con la PEA; Productividad científica de los investigadores del SNI; de acuerdo a la residencia del autor, impacto de la producción científica Estatal; Tasa de especialización productiva científica por subsector económico; Tasa de especialización productiva científica por categoría; Equilibrio relativizado al número de subsectores económicos especializados; e Investigadores en el sector privado por 100 mil habitantes.

En este renglón las entidades mejor calificadas fueron Distrito Federal, Morelos, Querétaro, Chihuahua y Baja California Sur. En tanto que Hidalgo, Tamaulipas, Campeche, Tabasco, y Oaxaca, tienen la menor productividad.

En cuanto al gremio científico de excelencia que conforma el Sistema Nacional de Investigadores (SNI[1]), las cifras del Conacyt para 2016, indican que éste agrupa a 25 mil 72 especialistas en los campos Físico matemático y Ciencias de la Tierra, Biología y Química, Medicina y Ciencias de la Salud, Humanidades y ciencias de la conducta, Ciencias sociales, Biotecnología y Ciencias agropecuarias e Ingenierías (Gráfica 1). Adscritos a 941 instituciones nacionales e internacionales. Y dónde 96.2 por ciento cuentan con el grado de Doctor. La UNAM aparece con la más alta concentración científica albergando 17.2 por ciento de esos investigadores, seguida del Instituto Politécnico Nacional, con 4.5 por ciento, y la Universidad Autónoma Metropolitana con 4.4 por ciento. La Universidad de Guadalajara participa con 3.7, el Centro de Investigación y de estudios avanzados del IPN con 3.1, la Universidad Autónoma de Nuevo León con 2.8, la Benemérita Universidad de Puebla con 2.3, la Universidad Autónoma del Estado de México con 2.1, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí con 1.8 y la Universidad de Guanajuato con 1.8, por mencionar las diez primeras instituciones del país.

[1] Creado Por Acuerdo Presidencial el 26 de julio de 1984, para reconocer la labor de las personas dedicadas a producir conocimiento científico y tecnología. Tiene por objeto promover y fortalecer, a través de la evaluación, la calidad de la investigación científica y tecnológica, y la innovación que se produce en el país. El Sistema contribuye a la formación y consolidación de investigadores con conocimientos científicos y tecnológicos del más alto nivel como un elemento fundamental para incrementar la cultura, productividad, competitividad y el bienestar social. En él están representadas todas las disciplinas científicas que se practican en el país y cubre a una gran mayoría de las instituciones de educación superior e institutos y centros de investigación que operan en México. En este sentido coadyuva a que la actividad científica se desarrolle de la mejor manera posible a lo largo del territorio y a que se instalen grupos de investigación de alto nivel académico en todas las entidades federativas. El SNI está organizado en cuatro niveles: Candidato, Nivel I, Nivel II y Nivel III. Y son requisitos indispensables para ser miembros: haber obtenido el grado de doctor y contar con aportaciones recientes en  artículos, libros,  capítulos de libros, patentes,  desarrollos tecnológicos, innovaciones, transferencias tecnológicas; así como en la formación de científicos y tecnólogos: dirección de tesis profesionales y de posgrado terminadas, impartición de cursos en licenciatura y posgrado y formación de investigadores y de grupos de investigación.

grafica 1

Geográficamente, el Distrito Federal es el de mayor tamaño poblacional con 32.4 por ciento. Le siguen el Estado de México y Jalisco, con 5.8 y 5.1 por ciento de los investigadores. Nuevo León y Morelos con 4.2. Puebla, Guanajuato y Baja California entre 3  y 4 por ciento. Seis estados tienen entre 2 y menos del 3 por ciento. Siete entre 1 y menos del 2 por ciento. Y el resto tienen menos del uno por ciento de los investigadores, cada uno. Mapa 1

grafica2

verde ENTRE 1 Y MENOS DEL 2 POR CIENTO   morado MENOS  DEL 1 POR CIENTO


El número de investigadores por entidad, está correlacionado positivamente con la distribución territorial de la población de 30 años y más con escolaridad de al menos 19 años – correlación alta de 88 por ciento (Gráfica 2); y con la distribución territorial de la población de 30 años y más con escolaridad de menos de 9 años, – correlación de menor magnitud de37 por  ciento (Gráfica 3). Y está relacionada negativamente con el índice de marginación de las entidades (-32 por ciento), es decir, a menor marginación, mayor porcentaje de investigadores.

grafica3

Gráfica 2

grafica4.png

Gráfica 3

grafica5.png

Gráfica 4

A manera de conclusión, es preciso señalar que México es un país de enorme capital científico y de una gran vocación investigativa, por lo que “debe aprovechar plenamente sus recursos para impulsar un desarrollo basado en el conocimiento y explotar sus activos en la materia, comprendiendo polos de excelencia en la educación superior y la investigación científica, un acervo considerable de técnicos e ingenieros altamente calificados, y una amplia capacidad emprendedora”. (Osuna y Fernández: 21/mayo/2013).

 

Consultas

Sistema Nacional de Investigadores de México

http://www.conacyt.gob.mx/index.php/el-conacyt/sistema-nacional-de-investigadores

 

“Empresas mexicanas, sólo 5%
 hace investigación”, El Economista. (14 de noviembre de 2013)

http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2013/11/14/empresas-mexicanas-solo-5-hace-investigacion-desarrollo

 

Osuna y Fernández Manuel, “Urge fomentar la investigación científica en México”, en Expansión, en alianza con CNN, 21/mayo/2013.

Centro de Análisis para la Investigación y la Innovación (CAIINNO), Índice Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2015. En internet

¿Qué es mejor: Negocio o empresa?

El negocio es una operación de cierta complejidad, relacionada con los procesos de producción, distribución y venta de servicios y bienes, con el objetivo de satisfacer las diferentes necesidades de los compradores y beneficiando, a su vez, a los vendedores.

La empresa es una unidad económico-social, integrada por elementos humanos, materiales y técnicos, que tiene el objetivo de obtener utilidades a través de su participación en el mercado de bienes y servicios. Para esto, hace uso de los factores productivos (trabajo, tierra y capital).

Empecemos a diferenciar estas palabras, y estaremos empezando a pensar diferente: un negocio es vender un auto, una empresa es crear una agencia de venta de autos.

Me parece que la forma en cómo hemos visto en este país la forma de hacer riqueza es proporcional a lo que quienes arriesgan un capital están dispuestos a tener, a lo largo del tiempo he escuchado a muchas personas decir que tienen un “dinerito” ahorrado y que van a poner un negocio. Este termina siendo una papelería, una tienda, un local rentado o propio para vender “algo”. ¿Qué sucedería si en lugar de vender “algo” se enfoca en producirlo, o crearlo, o comercializarlo?, probablemente no tenga un negocio; sino una empresa. O el escenario más victimoso, decir que un ingeniero se cree dueño del país, cuando lo que ha hecho es invertir su dinero en empresas y donde crea fuentes de empleo para el país.

Del mismo modo, hay quienes quieren iniciar un negocio, en el cual no han puesto ni por escrito qué quieren hacer.

No pretendo criticar a quien tiene un local con una papelería, o una tienda de abarrotes; de hecho, es parte de la cultura de nuestro país que estas existan (o aún algunas), sin embargo, son las cadenas de empresas quienes llegan a alguna ciudad y “empiezan” a ganar terreno antes los pequeños, simplemente porque no pueden competir con los esquemas de alto volumen.

Por ejemplo: conozco un lugar donde venden una birria (caldo a base de carne de borrego), donde el dueño de ese lugar siempre está presente, y probablemente tiene 20 años vendiendo birria, y sigue teniendo el mismo local, las mismas mesas, y el mismo tipo de vida; mientras que hay quien vende quesadillas, pozole, desde hace 20 años, y hoy en día tiene ya 20 sucursales. ¿La diferencia? Uno es negocio, y el otro es empresa.

Y si, la responsabilidad de ambos es diferente, pero en esa proporción son las ganancias, y en la misma proporción se crece y se pueden tener más opciones para todos los consumidores. En el caso que mencionaba, debo trasladarme 40 a 45 minutos en auto para comer la birria que les comento, mientras que, para un pozole, existen 20 sucursales en la ciudad, la más cercana está a 3 minutos en elevador.

Saber por qué una persona no logra tener una empresa puede ser difícil, y existen desde las excusas de desconocimiento del mercado, el miedo de fracasar, no saber cómo se hace. E incluso podría mencionar, la falta de ahorro que es otro tema que debemos abordar y que determina fuertemente si una empresa nace o no.

También podría decir, que es un tema de educación: pocos hemos entendido que estudiar una carrera universitaria nos debería permitir tener la libertad de tener el trabajo que quisiéramos; incluso no estudiando una licenciatura. Sin embargo, creemos que estudiamos para trabajar en un lugar “casi” de por vida, pero no para poder tener una empresa y vivir de la rentabilidad de ella.

A todos los que desean independizarse, piensen en una empresa, no en un negocio; y como el primer ejemplo: tengan una agencia de autos, no sólo vendan uno. Existen talleres y procedimientos para crear una empresa desde los cimientos, para saber qué quieres y qué servicios ofrecerás, hasta qué hacer y qué no hacer en situaciones específicas.

Por último, diré que el negocio informal, existe porque no tenemos el hábito de formalizar, tenemos miedo de tener una responsabilidad y hasta de pagar los impuestos que deberíamos, y después decimos que no hay pavimentación, el cobro de luz es exagerado, los lugares quedan sucios, o invaden y no podemos pasar; el flujo circular de la economía se detiene en este punto; no hay manera de que el ciclo se cierre.

El salario emocional

Si escuchaste que en tu empresa hay “salario emocional” seguramente quisiste salir corriendo pensando que te pagarán con amor y no con dinero…pero calma, no es nada malo, !! al contrario ¡¡

La vieja escuela empresarial hablaba de horarios de trabajo fijos y muy estrictos, jornadas extenuantes, tiempo extra, permisos imposibles. Incluso grandes firmas o empresas transnacionales tenían (o tienen) ejecutivos exitosos que generan ingresos importantes y prestigio pero que llevan una vida disfuncional, problemas de pareja, familiares, de salud, etc.

Las nuevas generaciones (y las no tan nuevas) estamos cada vez más enfocadas en la calidad de vida, hay quienes incluso rechazan posiciones que les impedirían pasar fines de semana con sus familias, o tener horarios que no les dejen tiempo para desarrollar gustos o aficiones.

También para quienes hemos logrado una posición profesional privilegiada a través de muchos años de esfuerzo, se vuelve prioritario bajar un poco el ritmo y disfrutar de lo obtenido.

Es aquí donde las empresas se ven en la necesidad de buscar herramientas que nos permitan tener a personas talentosas y comprometidas que al mismo tiempo se sientan plenas en su desarrollo personal.

Surge así un concepto que ha sido llamado “salario emocional”, que si bien significa recompensar al empleado con algo diferente al dinero, de ninguna manera significa que su remuneración económica se va a ver reducida.

El salario emocional son aquellos beneficios que les damos a los empleados y que les aportan bienestar personal, ya sea en su familia, pareja, salud o esparcimiento.

Algunos ejemplos de salario emocional puede ser horario flexible, home office, gimnasio, clases, etc.; pero es indispensable tomar en cuenta que no todos los empleados necesitan lo mismo y que aplicar un “beneficio emocional” puede hasta ser contraproducente para algunas personas.

Así pues habrá para quienes trabajar una hora más todos los días a cambio de salir temprano los viernes sea maravilloso, pero tal vez esta medida para quien es mamá y debe salir corriendo a la guardería por su hijo resulte un desastre de lunes a jueves.

Podrías aplicar un día de home office a la semana como medida fija, pero si tienes personal que por el tipo de trabajo no pueden aplicarlo, lejos de aportar, generarás resistencia y sensación de injusticia en ellos por no poder tener un beneficio general.

Por ello las medidas que tomes para el otorgamiento de estos beneficios deberán ser siempre personalizadas y todo el equipo de trabajo sabrá que su beneficio es único y particular.

Como empresarios debemos tener claro que la gente disfruta trabajar en nuestra organización y reconocen en ella a directores que se preocupan de forma legítima por ellos, tendremos una empatía y mejor desempeño.

Esto último es real e indispensable, el salario emocional no es un acto “falso” de parte de los empresarios para darles “atole con el dedo” a nuestros colaboradores; hacerlo de esta forma tarde o temprano va a generar molestias en el empresario y con ello repercusiones negativas.

No debemos olvidar las obligaciones legales que como patrones tenemos y tener claro que los beneficios personales que otorgues no podrán contraponerse a las obligaciones que se tienen como patrón o a los derechos que los empleados tienen. Estos beneficios especiales deberán estar siempre en consenso con ellos.

Te compartimos algunos ejemplos de “salario emocional” que puedes aplicar en tu organización, algunos de ellos pueden tener relación económica, pero al final buscan brindar un beneficio personal:

  • Horario flexible
  • Home office o trabajo a distancia
  • Viernes de medio día
  • Poder llevar a sus hijos alguna vez a la oficina
  • Días libres (cumpleaños, actividades escolares de sus hijos)
  • Capacitación o clases que no estén relacionadas con su puesto en el trabajo (baile, liderazgo, inglés)
  • Permitir el acceso limitado al celular o a redes sociales
  • Espacios de esparcimiento (gimnasio, clases de zumba, salas de descanso o juegos, salidas pagadas a algún lugar recreativo)
  • Actividades de impacto social (campañas de reforestación, visitas a casa hogar, campañas para cuidado de animales)
  • Apoyo para útiles escolares, pasajes.
  • Concursos semanales para ganar un día de permiso
  • Poder llevar a su mascota (si la instalación lo permite y el reglamento cuando es un lugar compartido con más empresas)
  • Hacer entre todos algo por alguno de los empleados e irse turnando
  • Reconocimiento

Cada organización puede definir, con base en sus operaciones, cuales beneficios emocionales pueden implementar.

A PROPÓSITO DEL DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD: CADA VEZ HAY MENOS PAREJAS UNIDAS Y CADA VEZ MÁS PAREJAS SEPARADAS

Act. Teresita E. Ruiz Pantoja

Mtra. en Demografía

CRIM-UNAM

teruizp@gmail.com

 

 

De acuerdo con la Encuesta Intercensal levantada por el INEGI en 2015, por cada cien personas de 12 años o más, alrededor de 55 están casadas o viven en unión libre, en tanto que otras seis estuvieron Alguna vez Unidas. Estas cifras no causarían ruido si se observan desde un punto de vista transversal o del momento, no obstante cuando se recorren en el tiempo, llama la atención el constante aumento de la proporción de personas que se han separado. Y más aún, que la proporción de mujeres Alguna vez Unidas es más alta que la de los hombres.

En los últimos 15 años, 56% de los varones y 53% de las mujeres se declararon Unidos, aumentando en unos 6 millones de personas, ya sea por nupcias o por unión libre. Al mismo tiempo, el porcentaje de personas que dejaron de vivir con su pareja – separados o divorciados -, aumentó de dos por cada cien a cuatro por cada cien de 2000 a 2015, con marcadas diferencias entre hombres y mujeres: la proporción de varones que dejaron de estar Unidos pasó de 2 a 4%, pero la de las mujeres, se incrementó de 5% a 7.9 por ciento.

En términos de Matrimonios y Divorcios inscritos ante el Registro Civil Nacional, las cifras muestran un menor número de Enlaces celebrados en 2014 que los que ocurrieron en el año 2000, en un orden de 129 mil 709 registros menos, aunque a lo largo de esos 14 años el recuento varía entre años dónde hubieron más y años dónde hubieron menos. Sin embargo, las Tasas de Nupcialidad muestran un constante descenso en el número de matrimonios por cada mil habitantes, variando de 7 a 4.8 entre 2000 y 2014.

Las estadísticas de Divorcios, por otro lado, señalan un constante aumento en las disoluciones matrimoniales. En el año 2000, se tiene un registro de 52 mil 358, pero alcanzan los 108 mil 727 en 2013, con variaciones que fluctúan entre los dos mil y los nueve mil divorcios más entre un año y otro. El número de Divorcios por cada cien Matrimonios tiene una tendencia creciente, lo cual ratifica la afirmación de que cada vez hay menos parejas unidas y cada vez más parejas separadas. En el año 2000, se registraron 7.4 Divorcios por cada cien Matrimonios, 11.8 en 2005, 15.1 en 2010 y 18.6 en 2013 (Gráfico 1).

Gráfica 1

grafica14feb

CONSULTAS

Para 1990 a 1992: INEGI. Estadísticas de Matrimonios y Divorcios, 1950-1992. Aguascalientes, Ags. 1994.
Para 1990 a 2009: CONAPO. Estimaciones de la población 1990-2010. http://www.conapo.gob.mx (Consulta: 06 de diciembre de 2013).
Para 2010 a 2014: CONAPO. Proyecciones de la población 2010-2050. http://www.conapo.gob.mx (Consulta: 15 de diciembre de 2015).

La actitud en el trabajo y tu vida

Blog creado por: MARO

Contáctanos para el curso-taller: “Actitud de calidad”

Cuántas veces en tu trabajo encuentras colaboradores, por no incluir jerarquías; que su “forma de trabajar” no es precisamente la más amable, o no precisamente le gusta trabajar en equipo; en resumen: las relaciones interpersonales, los valores, la experiencia la comunicación y la voluntad no son lo que más sobresale de ellos.

Estos factores forman parte de la actitud, la cual se define como: un modo habitual de percibir y de reaccionar ante los acontecimientos y las personas.

La actitud condiciona la relación entre nuestro hacer y nuestro SER, por tanto, la relación entre la personalidad y el comportamiento laboral.

Y si, están presentes todo el día y en todo momento de la vida; desde que te levantas, hasta nuevamente la noche. En la manifestación de una actitud intervienen emociones y/o sentimientos, sin embargo, cuando ésta no es adecuada y quieres modificarla interviene tu voluntad. En otras palabras, puedes modificar tus actitudes mediante un ejercicio de la voluntad, o bien dejarte llevar por las emociones y/o sentimientos que dieron lugar a ellas y mantenerlas.

Hagamos un ejercicio:

  1. Recuerda un problema que hayas vivido anteriormente e identifica el tipo de actitudes que asumiste.
  2. Analiza las consecuencias.
  3. Hoy, ante un problema semejante: ¿Cuál sería tu actitud?

Después que vivenciaste este problema, has logrado cosas importantes: obtuviste conocimiento de esa experiencia, desarrollaste una habilidad para sortear una situación similar y, adquiriste experiencia, generaste emociones y sentimientos, y tendrás una orientación a reaccionar de cierto modo la siguiente ocasión.

Lo eficiente de este ejercicio, es que debes mantener un equilibrio de lo que aprendiste, sentiste y como te comportaste, para que así puedas generar una actitud que conduzca a resultados positivos; de hecho, estos elementos conforman en buena medida la personalidad así como la manera que tiene de aprender el ser humano.

Vayamos más lejos: hablando de países pobres y países ricos y prósperos, ¿cuál es la fórmula que han aplicado los países ricos?, ¿Será el tiempo que tienen de constituidos?, Como ejemplo: la India y Egipto que tienen por lo menos 1000 años de antigüedad y son pobres.

Por el contrario, Australia, Nueva Zelanda que hace 150 eran desconocidos hoy son países desarrollados y ricos.

No es la condición económica: Así lo demuestran estudiantes de países que emigran a los países ricos y consiguen resultados excelentes en su educación.

Otro ejemplo, son los ejecutivos de países ricos que visitan nuestras fábricas y al hablar con ellos, nos damos cuenta que no hay diferencia intelectual.

Y, finalmente tampoco podemos decir que la raza hace la diferencia: En los países centro-europeos y nórdicos, podemos ver cómo los “ociosos” demuestran ser la fuerza productiva de esos países.

Al estudiar la actitud de las personas en los países ricos, se descubre que la mayor parte de la población cumple las siguientes reglas:

  • La ética como principio básico.
  • El orden y la limpieza
  • La integridad
  • La puntualidad
  • La responsabilidad
  • El deseo de superación
  • El respeto a las leyes y los reglamentos
  • El respeto por el derecho de los demás
  • Su amor al trabajo
  • Su esfuerzo por la economía.

Asumir una actitud de servicio genera confianza, aceptación; crea relaciones humanas estables, facilita el trabajo en equipo, así como la comunicación, pero sobre todo, genera reciprocidad. Por lo tanto, hablar de servicio involucra una serie de valores como la humildad, generosidad y solidaridad.

“No basta con un adecuado conocimiento y destrezas técnicas, es imprescindible que, al mismo tiempo se pongan en práctica las cualidades humanas como la prudencia, justicia, perseverancia, lealtad, laboriosidad, sacrificio, diligencia y confianza, entre otras.”

Las acciones, pensamientos y experiencias que manifiesta un individuo, generalmente deben orientarse hacia un crecimiento personal y profesional. Entendiendo esto como “el proceso de asimilación e integración de nuevas experiencias e información, que hacen cambiar la conducta, la capacidad, las concepciones de sí mismo y del mundo, es decir, un cambio principalmente cualitativo en la persona”.

Asumir una actitud positiva, exige congruencia entre la manera de ser y actuar en la organización. Como ya vimos, este comportamiento involucra la forma de conciencia, la voluntad, la confianza, los conocimientos, las habilidades y las experiencias de la persona, elementos todos que involucran:

  1. Saber Ser
  2. Saber
  3. Saber hacer

Conclusión.

  • La actitud, es la disposición interior y la forma concreta en que se enfrentan las tareas y situaciones específicas, sean presentes o futuras.
  • Las actitudes se clasifican de acuerdo al momento en que se presentan al tipo de comportamiento que generan, y en relación con la(s) persona(s) que adopta(n) o decide(n) una cierta actitud.
  • Los conocimientos, habilidades y experiencia que, tanto en lo personal como en lo grupal tengas frente a determinada tarea o situación, influyen en el tipo de actitud que adoptes. Lo anterior, contribuye a generar un determinado nivel de confianza. Este nivel de confianza a su vez, influye de manera relevante en la actitud asumida.
  • A mayor nivel de confianza estarás en disposición de aprender más, y por lo mismo de aumentar tu grado de dominio de la actividad, hasta llegar a tener la capacidad de mejorar e innovar las tareas asignadas.
  • La voluntad y los sentimientos influyen de manera positiva o negativa en la actitud que adoptes, permitiendo una mejora o la simple pasividad, que de por sí es considerada como negativa, ante ciertas tareas y situaciones.
  • Adoptar una actitud positiva conlleva varios compromisos. El principal es el compromiso moral de mantener la congruencia entre el ser y el hacer.

¿Cuál es tu actitud ante lo que sucede a tu alrededor?, ¿cuál es tu actitud ante las actividades de los que te rodean?, ¿cuál es tu actitud en tu trabajo?, ¿cuál es tu actitud ante la corrupción?, ¿cuál es tu actitud ante los retos personales?

Si quieres “cambiar”, requieres darte cuenta de lo anterior e iniciar a modificar tu conducta, observando tus acciones y las respuestas de los que te rodean.

Y cumplir las reglas mencionadas que lograrán no sólo mejorarte a ti, sino tu comunidad y poco a poco nuestro País.

¿Tienes la voluntad?…