“La Estafa Maestra” … no, no es el título de una película

Por: Community Manager

Seguramente, en lo que va de este mes has escuchado “La Estafa Maestra” y déjame decirte que no se trata de una producción Hollywoodense.

Es el nombre de la investigación realizada por la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y el portal de noticias Animal Político donde dan a conocer el fraude millonario del Gobierno Federal por medio de dependencias como Petróleos Mexicanos, Banobras, la SEP, FOVISSSTE, la Secretaría de Agricultura, el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, el Registro Agrario Nacional, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la Secretaría de Economía y la Secretaría de Desarrollo Social que sólo en 2013 y 2014 firmó contratos ilegales por 7 mil 670 millones de pesos.74863_55xEl desvío de dinero se realizó por medio de un esquema que, dicho sea de paso, ha sido usado por el Gobierno Federal desde 2010 con el entonces Presidente Felipe Calderón. Otorgando los contratos a universidades públicas quienes a su vez lo dan a empresas. De las 186 empresas a las que se les dieron los más de 7 mil millones de pesos, 128 no contaban con la infraestructura legal para realizar los servicios que ofrecían o no existían.

Por si fuera poco, el dinero público robado era parte del presupuesto de la Sedesol para la compra de paquetes alimenticios de la Cruzada contra el Hambre para las zonas marginadas de 11 estados de la República. Durante la gestión de Rosario Robles en la Secretaría se firmaron 10 convenios por 2 mil 224 millones de pesos los cuales fueron triangulados con la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y la Universidad Autónoma de Estado de México y empresas fantasma.

Las universidades cobraron por concepto de “comisión” más de 200 millones para después subcontratar a 11 empresas que depositaron más de 683 millones de pesos a la empresa ESGER SA de CV sin existir de por medio algún contrato. De las 11 empresas contratadas; tres son fantasma, de acuerdo con el SAT, dos ya fueron desmantelas y de las seis restantes no hay antecedentes ante la Secretaría de Economía.

La Secretaría de Desarrollo Social se deslindó de dichas acusaciones argumentando que los contratos con las universidades son otorgados “de buena fe” sin la necesidad de exigir mayores requisitos que los marcados por la ley.

El reportaje de “La estafa Maestra” se enfoca sólo en 73 convenios de 2 mil 61 registrados en la cuenta pública entre 2013 y 2014 de 11 dependencias públicas. Esos 7 mil millones de pesos son equivalentes al 150% del presupuesto anual de una de las universidades implicadas en el fraude, la Universidad Autónoma del Estado de México.

A pesar de ser un tema “escandaloso” ¿porqué no tuvo la suficiente importancia en los medios de comunicación tradicionales? Después de los fenómenos naturales ocurridos en México, toda la atención pública se volcó sobre ellos. Sin embargo, para el Gobierno Federal fue “la campana” que los salvó de un escándalo que si bien, fue grande, pudo haber sido peor para su imagen pública ya bastante desgastada.

El tema de la corrupción ya lo habíamos abordado anteriormente, sin embargo, es algo que sucede a diario en nuestra nación y de lo cual difícilmente podremos quitarnos. Somos un país con doble moral, donde si vemos que están robando a alguien, ni nos metemos: “no nos vaya a tocar”, pero, por otro lado, nos enojamos cuando nadie nos ayuda si alguien nos está asaltando. Y mientras sigamos callando este tipo de “actividades” aunque no nos perjudique, los políticos y funcionarios que tienen ese acceso de poder seguirán aprovechándose. Ellos mismos han creado leyes para no “tocarse”, e incluso protegerse en un futuro.

 

 

 

Fuentes consultadas

Animal Político, La Estafa Maestra graduados en desaparecer dinero público, en línea, Dirección URL: https://www.animalpolitico.com/estafa-maestra/

Anuncios

Conjugando la corrupción: pasado, presente y futuro

Blog creado por MARO

Definiendo la palabra:

Corrupción: Práctica que consiste en hacer abuso de poder, de funciones o de medios para sacar un provecho económico o de otra índole. El tráfico de influencias, el soborno, la extorsión y el fraude son algunas de las prácticas de corrupción, que se ven reflejadas en acciones como entregar dinero a un funcionario público para ganar una licitación o pagar una dádiva o coima para evitar una clausura.

Y por otro lado, nuestras clases de historia…o las que deberían serlo:

La visión de los vencidos

Para entender el fenómeno de la corrupción en México, es necesario analizar el colapso del clásico superior, la partida de Quetzalcóatl y los siglos en los que se fue deteriorando el conocimiento de los sabios Toltecas con las consecuentes deformaciones de la filosofía, la religión, en la organización y vida de los pueblos en Anáhuac. Así como la irrupción del imperio Azteca y su ideología, en las que retoma las formas toltecas pero le da una orientación eminentemente místico-guerrera-material; la caída del recuerdo de la norma desgastada de Quetzalcóatl y el ascenso de Huitzilopochtli como símbolo de la materia, el sacrificio humano y la guerra.

La colonia fue una época, en la que por una parte estaba proscrita la religión, las leyes e instituciones del pasado; pero al mismo tiempo, las coloniales impuestas por los españoles, resultaban totalmente inciertas y contradictorias. La Corona Española se caracterizó por su ineficiencia gubernamental, su incapacidad para impartir justicia, aun entre los propios españoles y su pésima gestión administrativa. Ante la ambición del poder y la riqueza, primero entre los mismos conquistadores y posteriormente, entre la burocracia y la baja nobleza que llegó a la Nueva España.

Al final de cuentas, podemos suponer que tanto los españoles y los criollos por una parte; como los mestizos y los indígenas por la otra; crearon las bases sociales y culturales del futuro país, que surgirá en el siglo XIX, con una situación de ausencia de los elementos y valores, más trascendentes de ambas culturas. Unos corrompieron sus milenarias bases éticas y morales; y los otros corrompieron la oportunidad de desarrollar una “Nueva España”, que fuera la vanguardia del pensamiento renacentista y la clausura del pensamiento medieval europeo. En los dos casos, el afán de poder de los Aztecas primero y el de los conquistadores europeos después, con la ambición y la codicia, fueron el caldo de cultivo en donde surgió la corrupción.

El movimiento de independencia surge por la necesidad de justicia de los criollos y mestizos, quienes en el sistema colonial, tenían muy limitada su cuota de poder político y económico. Cansados de las injusticias y corrupción de los peninsulares que ejercían el poder en la Nueva España, los criollos y mestizos levantaron en rebelión a los indígenas, pues ellos no tenían el número hombres suficientes para enfrentarse al ejército colonial, que había ya sofocado fácilmente varios intentos de rebelión.

La ley, las instituciones y la autoridad han sido desde hace siglos botín de quienes lo detentan, sin importar la misión, objetivos y funciones del poder. Lo que cuenta es quién tiene el poder, para servirse de él, no importa que se trasgreda el espíritu de donde emana el poder en México, de tal suerte, ha servido para amasar grandes fortunas de un día para otro y luego salir huyendo primero a Europa y ahora a Estados Unidos. En el México imaginario pocos ciudadanos creen interior y profundamente en las leyes, las instituciones y las autoridades; comenzando por las mismas autoridades quienes son las primeras en transgredir las leyes y en usar a las instituciones para sus intereses personales, desde Hernán Cortés hasta el policía de la esquina.

De esta manera el sistema colonial sigue vigente, la ley, las instituciones y la autoridad son tan solo un vehículo para el beneficio personal de quien los detenta. Antes era llevarse el oro a España, ahora es llevarse los dólares a Suiza. La corrupción de las leyes, instituciones y autoridades es la herencia de la colonia, base del México imaginario.

El efecto cultural.

“El problema no es: todo o nada. La cuestión tal vez debe plantearse en otros términos: debemos aprender a ver a Occidente desde México en vez de seguir viendo a México desde Occidente”. (Pág. 234). Bonfil Batalla.

En pleno inicio del tercer milenio es necesaria la elaboración de un proyecto nacional que finiquite el período colonial y permita el desarrollo de un proyecto propio. Toda la energía, inteligencia y flexibilidad que se ocuparon durante quinientos años para resistir y permanecer, por parte de México profundo, en el que la corrupción tuvo un papel importante, debe ahora dirigirse en la elaboración de este proyecto “propio nuestro”, definitivamente descolonizado. El espíritu de incorruptibilidad del México profundo deberá ser un elemento fundamental para diseñar este proyecto, en el que las leyes, las instituciones y las autoridades, deberán ser la expresión de los más profundos valores éticos y morales de las dos civilizaciones. La realidad nos dice que jamás llegaremos a ser una civilización Occidental pero al mismo tiempo nunca volveremos a ser una civilización indígena, como la del siglo IX o XV. Seguir manteniendo una actitud de negación ante el México profundo y una actitud de corrupción ante el México imaginario, nos impide la elaboración y consolidación de un proyecto propio y mantiene el proyecto colonial.

La actualidad

El día de ayer (12 de octubre) asistimos a una conferencia sobre temas de corrupción, donde se compartieron datos de cuánto equivale la corrupción en el país, quiénes son los más afectados, y algunas leyes que ya se están creando en las cámaras correspondientes.

Yo en lo particular, me quedo con la experiencia de saber que somos ya muchos (empresas privadas) que estamos día a día luchando contra este mal, que si bien como inicialmente lo mencioné se arrastra a algunos cientos de años y se ha vuelto parte de la cultura.

El costo para los mexicanos es mucho más que el debilitamiento institucional. En 2010, las familias mexicanas destinaron en promedio $14 mil pesos de su ingreso anual a realizar actos de corrupción, esto representa 14% de su ingreso promedio total.

El conocer hechos como la “Casa Blanca”, OHL, por mencionar sólo estos no hace que la corrupción sea menos, pero si nos muestra que la información se filtra, que cada día somos más mexicanos que denunciamos estos hechos. Ver cómo un vecino, un familiar, un amigo, da una “mordida” por un servicio expedito, por solucionar incluso una falta que cometió, por tener acceso a los servicios básicos es cosa ya “normal” e incluso sugerida por los mismos amigos y familiares.

Una de las expositoras mencionaba, que para erradicar la corrupción, lo primero que requerimos los mexicanos es SER HONESTOS.

Incluso, se tocó el tema de cómo aún y cuando la mayor parte del PIB la generan PYMES y MIPYMES, quienes emprenden no siempre llevan las de ganar, ya que el proceso de volverse una empresa formal, requiere “quedar bien” con un posible cliente o con alguna institución gubernamental para “agilizar” el trámite.

Se compartieron prácticas de otros países donde siguen la “ruta del dinero” para llegar a conocer a los involucrados en temas de corrupción; prácticas donde a quienes se detiene por estas actividades, se les reducen las penas cuando aportan información de estas redes.

Aunque no hubo conclusiones como tal, la idea de que cada uno de nosotros forma parte de la solución creo nos la llevamos todos. La honestidad, la denuncia, los valores, la educación, son armas para desarticular la corrupción en todos niveles.

Será el gobierno quien impulse las mejores prácticas anticorrupción, y cuando eso suceda, estoy seguro que podremos no sólo aplaudir (porqué así debe ser) sino incluso, apoyar estas causas que mejoren nuestra sociedad.

Ya se inició este cambio: los empresarios, los ciudadanos, cada vez más denunciamos este tipo de actos. Y cada vez menos, son los niños y niñas que están aprendiendo que eso, no es nuestra cultura.

Bibliografía:

La Corrupción en México. Una estrategia de resistencia cultural.

https://es.wikisource.org/wiki/La_Corrupci%C3%B3n_en_M%C3%A9xico._Una_estrategia_de_resistencia_cultural