DE LIBROS Y LECTORES. TENDENCIAS RECIENTES EN LOS HÁBITOS DE LECTURA DE LOS MEXICANOS

Act. Teresita E. Ruiz Pantoja

Mtra. En Demografía, CRIM-UNAM

teruizp@gmail.com

 

leer - copia

LEER es una ventana que permite la percepción de muchas realidades, crea oportunidades de cambio y transforma sociedades. Se lee por gusto, por entretenimiento, por adquisición de conocimiento, por acceso a la información, por mantenerse al día o por ciertas obligaciones. La lectura, fortalece la imaginación, la ortografía, enriquece el vocabulario, relaja, ejercita la mente y refuerza las conexiones neuronales. No obstante, “en nuestro país la práctica de la lectura presenta niveles muy bajos. Se ha documentado constantemente que somos uno de los últimos lugares de la OCDE en ese rubro, y que hay un estancamiento de décadas en el promedio de libros que se leen per cápita de manera anual” (L. Fuentes:2015).

 

Con el fin de ofrecer información oportuna acerca de la actividad lectora de la población nacional, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática INEGI diseñó un Módulo de Lectura (MOLEC) que se levanta dentro de los hogares desde 2015 a personas de 18 años y más, con cinco objetivos específicos: i) indagar sobre  las características principales de la lectura de libros, revistas, periódicos, historietas y páginas de Internet, foros o blogs; ii) identificar particularidades de la lectura tales como: preferencia de soporte (impreso o digital), motivo principal por el cual se lee, modo de adquisición de los materiales, tipo de material y lugar de preferencia para leer; iii) conocer generalidades de la lectura en México, tales como: duración de la sesión, velocidad de la lectura y comprensión de la misma, de manera autopercibida; iv) conocer si la población realiza alguna otra actividad mientras lee y si realiza una mayor búsqueda de información derivado de la lectura que realiza; y v) identificar las condiciones favorables para estimular la práctica de la lectura. Su periodicidad fue cuatrimestral en 2015 y 2016; y a partir de 2017, una vez al año en el mes de febrero. El levantamiento se hace en 32 áreas urbanas de 100 mil habitantes o más.

Esta nota solo resume las tendencias recientes sobre los hábitos y las preferencias de la lectura de los materiales contemplados por el MOLEC entre hombres y mujeres, adultos jóvenes, adultos intermedios y adultos maduros, así como por niveles de escolaridad.

leer1 - copia

leer2 - copia

leer4

leer5

De acuerdo a lo que reporta el INEGI, en términos porcentuales Leen más los hombres que las mujeres, y en mayor proporción los adultos jóvenes de ambos sexos  (18-34 años). A ellos, les gusta leer más el Periódico, así como materiales electrónicos o Historietas. Ellas prefieren más los Libros y las Revistas. La lectura de Libros y materiales electrónicos son más comunes en los de menor edad, pero el Periódico tiene mayor preferencia en los de edades intermedias y maduras (45 años en adelante). Ellos prefieren más las versiones digitales de Libros y Revistas, y ellas consultan más los Periódicos en versión electrónica en relación con los varones.

La variación de 2015 a 2017, revela que el hábito de lectura va teniendo una sensible pérdida de interés. El porcentaje de lectores regulares se contrajo de 73.6 a 65.5 por ciento. Lo que significa que en los últimos dos años, la proporción de adultos que no leen aumentó de un cuarto a un tercio, sin grandes diferencias entre hombres y mujeres.

En lo que se refiere solo a la lectura de Libros, el MOLEC de 2016 reportó que la población adulta de nuestro país lee en promedio 3.8 libros por año. Y léase nuevamente, el PROMEDIO, porque en ese año 43.2% de los entrevistados declararon no leer Libros. Así de los que leen, los hombres declaran un promedio de 4.3 libros por año, y 3.6 las mujeres. Cabe decir que no obstante la baja en el porcentaje de lectores en años recientes, la industria editorial muestra una producción constante en los últimos años. Entre 2011 y 2015 la producción editorial para el mercado abierto se ha mantenido cercana a los cien millones de ejemplares por año (según cifras de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana).

Los materiales más leídos son los Libros, Revistas y Periódicos, dejando muy por detrás a los que prefieren Historietas, tradicionalmente impresos en papel, aunque los materiales digitalizados han cobrado importancia recientemente. Los datos de 2017, señalan que 56.8% de los lectores leían Libros, 46.9% Revistas y 54.4% Periódicos, cifras que representan porcentajes más bajos que en 2015. En tanto que 52.4% informó dedicar tiempo a páginas de internet, foros o blogs, una población casi nueve puntos más que dos años antes.

La gente lee Libros y Revistas básicamente por entretenimiento, en tanto que los Periódicos se revisan más por cultura general. De cada diez lectores de Libros, cuatro lo hacen por la primera razón, poco más de dos por trabajo o estudio, otros dos por cultura general, y uno más por su religión. En lo referente a Revistas, seis de cada diez las revisan por entretenimiento, dos por cultura general y otra más por trabajo o estudio. Mientras que en el caso de los Periódicos, 65% dijo leerlos por cultura general, 32% por entretenimiento y 2.7 por trabajo o estudio.

La mayor actividad lectora, se percibe entre los jóvenes de 18 a 24 años de edad y los adultos entre 35 y 44 años. Los porcentajes de lectores de Libros son más altos entre los de 18 a 24 (especialmente en las mujeres) y en los de 25 a 34 años (particularmente los hombres). Los Periódicos se acostumbran más entre los adultos de 45 años en adelante, con mayor relevancia entre los varones. En el caso de las Revistas, alrededor del 40% de todas las edades las leen, con porcentajes más altos entre las mujeres a partir de los 45 años.

Un rezago inherente a la falta de interés por la lectura, es el grado de comprensión de lo que se lee. El módulo de la Prueba PISA de comprensión aplicada a estudiantes de 15 años en 2015, reveló que solo 0.3% de los jóvenes de esas edades tienen niveles de excelencia, lo que quiere decir que son capaces de entender planamente lo que leen y son aptos para localizar información en textos que no les son familiares ya sea en forma o en contenido, demuestran una comprensión pormenorizada, e infieren qué información es relevante para la tarea. También son capaces de evaluar críticamente dichos textos y construir hipótesis acerca de ellos, utilizando conocimientos especializados y acomodando conceptos que pueden ser contrarios a lo esperado ((Niveles 5 y 6 de la prueba). Mientras que 42% de los estudiantes se encuentran por debajo del Nivel 2 considerado como el nivel de competencia desde el cual los estudiantes comienzan a demostrar las habilidades lectora que les permitirá participar efectivamente y productivamente en la sociedad moderna (https://www.oecd.org/pisa/PISA-2015-Mexico-ESP.pdf)

leer6

leer7

La tendencia sobre los formatos digitales y el uso de equipos electrónicos, en el caso de los Libros se percibe en que el porcentaje de usuarios de libros impresos es cercano al 86% en 2015 y 2017, pero la proporción de quienes los prefieren en formato digital casi se duplicó: 5.1 frente a 10.1%. En cuanto a los Periódicos, el porcentaje de personas que los leen en papel cayó de 95 a 91.6%, al tiempo que el formato digital aumentó de 3.6 puntos, ubicándose en  7.5%.

Cabe la posibilidad de que los cambios hacia la tecnología electrónica, en quiénes tienen acceso a ella, obedece a criterios ecológicos sobre la reducción en el uso del papel y las tintas, más no se tiene esa certeza, y solo puede representar una costumbre de moda con las tabletas, iPod, y celulares de nueva generación, que incluyen servicios de alertas informativas de las noticias del mundo.

La preferencia por los libros, responde de manera directa al nivel educativo de los lectores: a mayor escolaridad mayor porcentaje de adultos que los buscan. Los lectores que combinan los Libros con otro material de lectura suman el 70% entre los que cuentan con al menos un grado de instrucción superior, contrastando con 4/10 entre los de educación básica o algo de educación media, y 2/10 sin educación básica terminada.  Los lectores que no incluyen Libros dentro de sus preferencias ascienden a 63% en los que no terminaron la instrucción básica, a 49% entre los que alcanzaron al menos algo de educación media, y solo 24% en los de mayor instrucción.

 


CONSULTAS

“Urge Graue a reforzar hábito de la lectura en México”, en La Jornada en Línea. 16 de marzo de 2017. http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/03/16/urge-graue-a-reforzar-habito-de-la-lectura-en-mexico

Mario Luis Fuentes (2015), México social: un país sin libros ni lectores, en Excelsior, 26 de mayo de 2015  http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/05/26/1026048

OCDE, Nota país. Programa para la evaluación internacional de alumnos, PISA 2015. Resultados

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s