Desigualdad en el Ingreso de los Hogares y pobreza en México

Act. Teresita Ruiz Pantoja

Mtra. en Demografía

CRIM-UNAM

teruizp@gmail.com

En esta ocasión quiero hablar de la Desigualdad del Ingreso de los hogares en México dividiendo la reflexión en dos apartados. En el primero, se presenta un resumen del Artículo publicado en la Revista Este País en abril de 2012 “La distribución del ingreso en México”, donde se hace un amplio análisis del tema. En la segunda parte se muestra con datos del INEGI cómo varió la desigualdad del ingreso en los hogares mexicanos por entidad federativa en 2012, y su asociación con los datos de pobreza.

[“…México es una nación con mucha riqueza. Ocupó el décimo tercer lugar en la lista de los países con mayor Producto Interno Bruto en 2010 con un billón de dólares. México tiene además, cuatro millonarios en la lista de los 100 hombres más ricos del mundo de la revista Forbes. De acuerdo con esta investigación, se ubicó en el lugar 21 en la lista de países con mayor número de personas “muy ricas”, con 114 mil 997 adultos que —en 2010— contaban con una riqueza mayor a un millón de dólares, lo que lo sitúa por arriba de Dinamarca, Finlandia y Hong Kong.

No obstante esos datos, de acuerdo con el CONEVAL[1] 81% de la población en 2010 eran pobres o vulnerables, es decir tenía una o más carencias sociales. El CONEVAL mide la pobreza de manera multidimensional, a partir de seis indicadores de carencia social: alimentación, educación, salud, seguridad social, calidad de la vivienda y servicios básicos en la vivienda. La población pobre o vulnerable en México tuvo, en promedio, 2.3 carencias sociales. Analizando con mayor detalle la alimentación de acuerdo con el CONEVAL, 25% de la población tuvo en 2010 inseguridad alimentaria, es decir, sufrió falta de alimento o tuvo poco alimento y de baja calidad, y por lo tanto llegó a experimentar hambre. Si se asume que la población con inseguridad alimentaria, no logra cubrir las necesidades energéticas mínimas y, por tanto, está desnutrida, México ocuparía el séptimo lugar con mayor número de personas con hambre en el mundo y el lugar número 27 en cuanto al porcentaje de personas que sufre este flagelo, empatado con Botswana, Camboya, Madagascar y Pakistán.

A partir de 1983 el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) ha levantado la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), sin embargo preguntar a las familias sobre su ingreso no es una tarea sencilla. Muchas de ellas, en especial las de los sectores más altos, no divulgan el monto de sus percepciones por temor a las autoridades hacendarias o por seguridad personal. Por ello, es muy probable que las encuestas que miden el ingreso familiar tengan un subregistro, y se declaren menos ingresos de los que realmente se perciben.

De acuerdo con los resultados de la ENIGH de 2010, el promedio de ingreso mensual por familia en México era de 12 mil 163 pesos. Si se distribuye a todas las familias mexicanas en 10 grupos iguales, ordenadas según su ingreso desde las que menos percibieron hasta las que más percibieron —lo que se conoce como “ordenar por deciles”—, el 10% más pobre, es decir el primer decil, tuvo una percepción media de 2 mil 149 pesos mensuales. En el otro extremo, el 10% de las familias más ricas —el decil más alto— tuvo una percepción promedio de 41 mil 927 pesos mensuales, casi 20 veces más que los más pobres. Entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es el que revela la mayor distancia entre las familias que menos ganan y las que más ganan, por arriba de Chile, Israel, Turquía y Estados Unidos.

Al dividir al 10% de las familias más ricas en 10 grupos de igual tamaño, el 1% de las familias más ricas del país, poco más de 290 mil, tuvieron en 2010 un ingreso mensual de 101 mil 217 pesos, esto es, 47 veces más que el 10% más pobre. Entonces, si se corrige el ingreso declarado en las familias de la ENIGH, por medio del Sistema de Cuentas Nacionales, bajo el supuesto de que el subregistro depende del nivel de ingreso, la desigualdad aumenta. El ingreso del 10% de las familias más ricas crece de 41 mil 927 a 141 mil 100 pesos mensuales, lo que representa 66 veces más que el del 10% más pobre; y el ingreso del 1% más rico, es decir las 290 mil 613 familias más ricas de México, aumenta de 101 mil 217 a 359 mil 594 pesos mensuales (167 veces más que el ingreso del 10% más pobre). Los hogares cuyo jefe de familia es un alto directivo de gobierno o de una empresa privada perciben, una vez hecho el ajuste, 131 mil 215 pesos mensuales, en lugar de 44 mil 192 pesos mensuales (cifra original de la ENIGH, sin ajuste).

Al analizar la desigualdad global con las cifras corregidas por subregistro de las encuestas que se han levantado en México desde 1950, la tendencia es clara: México es un país con una fuerte desigualdad, que aumenta año con año. El coeficiente de Gini[2] se incrementó de 0.50-0.53 en los años cincuenta al 0.58-0.60 en los años sesenta, y llegó al rango de 0.62-0.64 en los años ochenta. No obstante, continúa aumentando para ascender al rango 0.61-0.65 en los noventa y llega al registro récord de 0.62-0.65 en los primeros años del siglo XXI.

La desigualdad se amplía en México por el incremento en el ingreso del 30% más rico, que suma 8.7 millones de familias. Los ingresos de este grupo representaron, en 2010, 83% del total. El resto de la población no solo tiene cada vez una menor participación en la economía nacional; los pesos que gana le alcanzan para menos bienes y servicios cada año. En los últimos años, la población ha sufrido al menos tres efectos: (1) el empleo precario, (2) la pérdida del poder adquisitivo, y (3) la eliminación de los subsidios … “].

Más datos en: http://estepais.com/site/2012/la-distribucion-del-ingreso-en- mexico/#sthash.YU5az9qv.dpuf

Según datos de la última ENIGH 2012, el índice de desigualdad en el ingreso de los hogares era de 0.440, menor a lo observado anteriormente. Sin embargo los contrastes y desigualdades en los niveles de pobreza en el territorio nacional obligan a diferenciar por zonas geográficas.

Las entidades con mayor concentración de los ingresos y por tanto mayor desigualdad en la riqueza, corresponden a San Luis Potosí, Campeche, Tabasco, Querétaro, Chihuahua, Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Zacatecas, con índices de Gini entre 0.470 y 0.500. Por otro lado, las entidades con menor desigualdad son Tlaxcala, Distrito Federal, Morelos, Colima, Coahuila, Quintana Roo, Baja California, Estado de México y Tamaulipas, con índices que varían entre 0.439 y 0.407.

De acuerdo con el CONEVAL, Chiapas, Guerrero y Oaxaca concentran la mayor proporción de población en situación de pobreza (más del 60%); en Zacatecas (54.2%) y San Luis Potosí (50.5%), al menos la mitad de la población tenía esa condición. En Tlaxcala a pesar de tener un menor índice de desigualdad que las anteriores, más de la mitad de su población es pobre (57.5%); seguida de Tabasco (49.6), Estado de México (45.2), Campeche (44.5), Morelos (45.3), Quintana Roo (38.3), Tamaulipas (38.3), Querétaro (36.8), Chihuahua (35.3) y Colima (34.3). En tanto que las entidades con los menores porcentajes en todo el país, son Baja California (30.2), Sonora (29.1), Coahuila (27.9) y el Distrito Federal (28.9) (CESOP).

Queda pendiente saber qué hay detrás de esa baja en el índice nacional de la desigualdad del ingreso que no se ve a simple vista. Los datos de pobreza señalan un país que lejos de mejorar, se sigue agravando, con casi la mitad de su población que no satisface sus necesidades básicas alimentarias y con alguna otra carencia social (el dato más conservador). En once de las 32 entidades al menos la mitad de su población es pobre y en otras siete, el porcentaje se encuentra entre 40 y 50 por ciento.

Un país dónde el decil más alto de la distribución del ingreso concentra un tercio de las percepciones de los hogares, el subsiguiente, 16% del ingreso, el que le sigue 11.8%, y a partir del séptimo hasta el primero, el porcentaje se vuelve decreciente y queda por debajo del 10% en cada uno. Realmente, ¿hay una redistribución del ingreso en beneficio de grandes sectores de la población, o solo es una falacia numérica?

Consultas:

http://estepais.com/site/2012/la-distribucion-del-ingreso-en-mexico/

Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP), Medición de la pobreza por entidad federativa 2012. En línea consultado: 19/junio/2015

[1] Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social

[2] Medida de desigualdad propuesta por el científico social Corrado Gini en 1912, que va de 0 a 1. A medida que el valor se aproxima a 0, la sociedad tiene igualdad en sus ingresos. Por el contrario, a medida que el índice se aproxima a 1, la distribución presenta una mayor concentración en el ingreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s